R Murcia 2-0 FC Cartagena

El Cartagena no fue en Murcia el equipo que realmente es. El líder invicto fuera de casa. El muro que solo ha encajado 8 tantos en 16 jornadas de liga. Desapareció casi por completo en uno de los días más señalados de la temporada regular.
No fue capaz Gustavo Munúa de reactivar a su equipo tras el tempranero gol de Edu Luna. «El primer gol condicionó todo el partido, sobre todo lo que habíamos planteado para él», se mostró fastidiado el uruguayo.
A pesar de empezar con el partido cuesta arriba cree que «a medida que fueron pasando los minutos, nos fuimos haciendo con el partido. Empezaron a salir las cosas que teníamos planificadas y durante 35 minutos, dominamos completamente al rival». Es cierto que el Cartagena tuvo dos o tres ocasiones de gol muy claras antes del descanso y mostró minutos de calidad.
Cambió todo en la segunda mitad, algo que admitió el míster. Parecía que el guión iba a ser el mismo y que el Cartagena finalmente conseguiría la igualada pero la alta presión del Murcia lo impidió. «En el segundo tiempo no tuvimos el control del partido y empezó a instalarse el nerviosismo. Es lo que genera ir por debajo. Los jugadores están más fallones y hay más desajustes». Pocos jugadores del equipo estuvieron a su nivel real durante la segunda mitad y el equipo lo notó.
A diferencia del técnico grana, Munúa piensa que «el resultado no fue justo. Tuvimos ocasiones para conseguir el empate como mínimo. El Murcia tiene jugadores muy rápidos a la contra y nos podían hacer mucho daño en nuestras pérdidas». Efectivamente, de esa manera llegó el segundo gol del Real Murcia.
Al ser preguntado por una de sus estrellas, Elady Zorrilla, declaró que «Elady tenía el alta médica pero no el alta competitiva. Es por eso que no ha jugado los 90 minutos. Tenemos muchos jugadores que se están recuperando y cogiendo la forma física».
El uruguayo hizo referencia a lo difícil que está el grupo este año. «No me canso de repetir que estamos en un grupo muy parejo. Nos cuesta mucho incluso cuando ganamos». Lo cierto es que a pesar del inicio arrollador del Cartagena, no ha ganado muchos partidos de forma holgada, lo que habla muy bien del nivel competitivo del grupo.
Por último, se ha dirigido a los aficionados y «ha agradecido el desplazamiento de todos los hinchas. Estamos muy dolidos por ellos, pero estamos seguros de que saldremos de este bache. Seguiremos trabajando».

A pesar de la derrota, el Cartagena sigue líder con 30 puntos conseguidos de los últimos 39. Que no se enciendan las alarmas.
La Opinión

FC Cartagena 2-1 CP Villarrobledo

El Fútbol Club Cartagena venció al Villarrobledo por dos goles a uno en un encuentro en el que en conjunto visitante, a pesar de llegar como colista, puso las cosas muy difíciles a los de Munúa. Los albinegros, que se adelantaron en el marcador, terminaron pidiendo la hora pero salen del encuentro más líderes gracias al pinchazo del San Fernando y llegan al derbi con doce jornadas consecutivas sin conocer la derrota.
El conjunto de Munúa entró bien al partido y no tardó en demostrar que la intención era encontrar el gol desde bien pronto para resolver el encuentro por la vía rápida. Y no tardaron en llegar las primeras oportunidades sobre la portería de Salcedo. En el segundo minuto de juego llegaba el primer disparo. Verza botaba una falta lateral que era rematada por Caballero y atajada sin problemas por el guardameta del Villarrobledo. Solo un minuto después, el propio cancerbero iba a detener un lanzamiento directo de falta que había cometido la defensa del cuadro manchego sobre Santi Jara.
A partir de ese momento, fue William el que se echó el peso ofensivo del equipo a sus espaldas con las constantes acciones por banda derecha que supusieron un auténtico dolor de cabeza para José Carlos, el lateral izquierdo del conjunto visitante. También empezaba a avisar Santi Jara, que tras una gran combinación con Quim Araujo disparaba desde fuera del área, pero se encontraba con Salcedo. No obstante, no todo fue coser y cantar para el Cartagena en la primera mitad. El Villarrobledo pudo abrir el marcador hasta en dos ocasiones. Primero, con una volea enganchada por Ikañi Segura desde dentro del área que terminaba marchándose fuera; después, con un disparo de Toribio desde la frontal tras un gran recorte que rozaba el travesaño de la portería de Marc Martínez. También podría haber abierto el marcador el Cartagena desde los once metros si el árbitro hubiera señalado el posible penalti cometido sobre Caballero, que caía al suelo cuando buscaba un centro de Fucile.

Santi Jara está de vuelta

Tras los avisos que había tenido el cuadro visitante, iban llegar los zarpazos del Cartagena. En una acción muy similar a la anterior, producida por una conducción de William desde medio campo, Fucile llegaba a línea de fondo y ponía un centro que, tras tocar en un defensa, lograba alcanzar Santi Jara estirándose para rematar con el pie y enviar el balón al fondo de la portería. Sin embargo, no se iba a conformar con esto el almanseño. Tras una falta cometida sobre Verza en la frontal, agarraba el balón para encargarse del lanzamiento. No le temblaba el pulso a un Santi Jara que ponía el balón en la mismísima escuadra y dejaba a Salcedo haciendo la estatua, viendo cómo el balón entraba en su portería y subía el segundo gol al marcador.

La reacción estuvo cerca

Antes de llegar al descanso, el Villarrobledo tuvo la oportunidad de recortar distancias a través de un remate de Perona a la salida de un córner que se marchaba desviado. Iba a ser este el preludio de lo que iba a suceder tras el paso por vestuarios. El conjunto manchego iba a salir mucho más intenso e iba a poner en apuros al Cartagena. Tanto lo hizo, que cuando solo habían transcurrido cinco minutos de la segunda mitad llegaba el gol que recortaba distancias. Un saque de esquina botado por Iñaki Segura era rematado por el pichichi del Villarrobledo, Agus Alonso, que volvía a meter a los suyos en el partido.
Fue entonces cuando Munúa comenzó a mover el banquillo para recuperar el dominio del balón en el centro del campo. Lucas de Verga entró sustituyendo a Quim Araujo y dio más estabilidad en la medular a los albinegros, que apenas volvieron a poner en serios apuros a Marc Martínez. Sí tuvo la oportunidad de hacerlo Toribio tras una gran jugada de los visitantes por la derecha que no logró concretar con un remate. Quien sí hizo trabajar al portero contrario fue Caballero, que logró rematar de chilena un balón suelto en el área tras un centro de Forniés. Unos minutos después Elady, que había entrado sustituyendo a William en el descanso trató de aprovechar un gran pase de Cordero en profundidad, pero fue cortado por la zaga visitante.
La nota negativa de la segunda mitad la dejó el uruguayo Jorge Fucile, que se marchó lesionado a falta de diez minutos para el final. Unos minutos después de la sustitución del lateral, Santi Jara iba a tener la oportunidad de certificar la victoria con un disparo desde el perfil derecho que se marchó lamiendo la madera. En los últimos instantes del encuentro, el Villarrobledo fue la desesperada a por el empate. Pudo lograrlo primero con un disparo de falta de Agus Alonso que fue a las manos del guardameta albinegro. También pudo hacerlo en la última acción del partido. Una falta lateral botada por Molina, en la que subió a rematar incluso Salcedo, se perdió por línea de fondo al no encontrar rematador.

De esta forma el Cartagena suma su duodécimo partido consecutivo sin perder y termina la jornada aún más líder después del empate del San Fernando en Mérida. Por lo tanto, los albinegros viajarán a Murcia para jugar el derbi en Nueva Condomina con seis puntos de diferencia sobre el segundo clasificado.
La Opinión

Villarrubia CF 1-2 FC Cartagena

El Cartagena se ha abonado a empatar en casa y ganar fuera en las últimas jornadas, al contrario de lo que indica la lógica. Pero lo cierto es que a este equipo le da igual el escenario del partido, como demostró este domingo. En un campo de césped artificial, y ante uno de los más modestos de la categoría, el Villarrubia, los de Munúa no se amedrentaron y, con más sufrimientos de los esperados, amarraron una nueva victoria, y ya van seis fuera de casa (más un empate).
El caso es que no saben lo que es perder lejos del Cartagonova. Les tocaba viajar a este pequeño pueblo de La Mancha, ubicado cerca del Parque Nacional de las Tablas de Daimiel. Y lo hacían con un equipo de garantías, pero aquejado por las ausencias de jugadores importantísimos. A medida que unos se recuperan, otros van cayendo, y en ese desbarajuste Munúa hizo encaje de bolillos para algunas posiciones como el lateral diestro. Sin Markel Etxeberría, lesionado de larga duración, ni Fucile, que cumplía ciclo de amarillas, la única opción fiable era Álex Martín, habitual central, y el canterano del Real Madrid no desentonó en absoluto pese a su falta de ritmo de competición.
Arriba se echaba de menos a Carrasquilla, Manu Viana, Jovanovic o Elady Zorrilla, al que la visita del Barcelona le salió cara. Pero el ataque sigue funcionando con la reaparición de Santi Jara y, sobre todo, con la irrupción de un William al que ya no hay manera de moverle del once titular.
Comenzó el partido en un césped artificial al que los albinegros no están acostumbrados, y que, pese a que aparentemente presentaba un buen estado, afecta mucho al bote y a la circulación de la pelota.
El Villarrubia quiso asustar al líder en los minutos iniciales, pero esa lucha de 'David contra Goliat' estaba destinada a decantarse del lado del más fuerte. A la primera llegada con cierto peligro, Santi Jara encarriló el partido para el Cartagena. El de Almansa recibió el balón con el bloque del Villarrubia muy adelantado. Tras hacerle un autopase al central Carlos García, se plantó solo ante el guardameta Morales, y aprovechó su salida para driblarle e introducir la pelota en la red.
Llegaban más problemas para el Villarrubia con la lesión de Carlos Martínez, al que sustituía Javi Grillo. Sobre la media hora de juego, los locales insistían sobre el área albinegra, aunque sin poner en aprietos a Marc Martínez. Eso sí, la posesión era del cuadro manchego, y la movían con cierto criterio pese a las carencias técnicas de la plantilla. Sin embargo, lo único destacable en cuanto a opciones reales de gol fue un disparo mordido de Grillo.

Estreno goleador de William

El Cartagena iba a volver a castigar la endeble defensa de los de Javi Sánchez. Los albinegros estaban inspirados en la definición, y el Villarrubia no estaba cerrando bien los espacios. En el 40 de juego, William de Camargo recibió entre líneas, se giró y disparó desde la frontal del área para colocarla pegada al poste. El portero Morales llegó a tocarla, pero no lo suficiente. Era el estreno goleador William como jugador del Cartagena, que pone así la guinda a su excelente inicio de temporada. Si al desborde, al descaro, a la velocidad, añade el olfato de gol, el brasileño tiene un porvenir muy prometedor.
Los cartageneristas se las prometían felices para la segunda parte, pero justo antes del descanso el Villarrubia recortó distancias en una acción a balón parado rematada por Fran Minaya. El gol dejaba el partido abierto para la segunda mitad.
Una segunda mitad en la que el Villarrubia, sin muchas ideas, intentaba ganar metros ante un Cartagena que cedía muy pocas oportunidades y que amenazaba cada vez que salía de la cueva. La primera decisión de Munúa fue introducir a Rodrigo por un Quim Araujo bastante más desaparecido que otros días.
A medida que pasaban los minutos el partido se iba animando. El Cartagena pudo vivir tranquilo si Caballero hubiera anotado el tercero en una acción clamorosa. Tras la salida en falso de Morales, el balón le cayó al argentino en la frontal, para disparar con la zurda, su pierna mala. Con el portero fuera de sitio, el delantero albinegro la envió por encima del larguero.
Poco después, Carlos David cabeceó un saque de esquina, pero el balón lo despejó el portero local. Como el gol no llegaba y el resultado seguía reflejando una victoria corta, el Villarrubia se fue creciendo. Principalmente, a balón parado era capaz de crearle muchos problemas a la defensa del Cartagena. Los últimos veinte minutos fueron una sucesión de balones colgados al área albinegra. Además, por momentos el Villarrubia aumentaba la presión y provocó algunos errores del Cartagena en la salida de balón.
Fran Cortés, del Villarrubia, tuvo que ser sustituido por un durísimo golpe con Marc Martínez. También William se marchaba con molestias.

Casi con el tiempo cumplido, el Villarrubia dio el susto, por medio de un libre directo lanzado por Piojo. Ejecutó la falta con la pierna diestra y estrelló el balón justo en la cruceta. En esos escasos centímetros estuvo la diferencia entre el empate y la victoria albinegra. Así pues, el Cartagena ya alcanza los 31 puntos, cuatro más que el segundo, el San Fernando, que tropezó contra el UCAM.
La Opinión

FC Cartagena 2-2 CF Talavera

El FC Cartagena empató en casa ante el Talavera en un encuentro en el que el Cartagonova estrenaba el horario de invierno y por primera vez el partido comenzaba a las cinco de la tarde. Eso se notó en la afluencia de espectadores, que no terminaron de llegar hasta bien entrada la primera mitad.
Sobre el césped, los de Munúa se vieron obligados a reaccionar hasta en dos ocasiones, ya que siempre fueron por debajo en el marcador. El conjunto manchego -que llegaba en la zona peligrosa de la clasificación- logró sorprender al Cartagena poniéndole las cosas realmente difíciles y frenando la racha de imbatibilidad de Marc Martínez, que deja la cifra en 890 minutos sin recibir gol.
Con las bajas de Caballero, Jovanovic y Elady, Munúa optó por salir de inicio con Rodrigo como referencia en ataque. Junto a él, un Santi Jara que era titular por primera vez desde que reapareció tras la lesión y que desplazaba a William a la banda izquierda, posición en la que ha desempeñado la mayor parte de su carrera. Y esa fue la principal baza de ataque del Cartagena durante la primera mitad, ya que fueron muchos los balones lanzados en largo para que el ex del Mirandés tratara de ganar la espalda a la defensa del Talavera, consiguiéndolo en muy pocas ocasiones.
Quien sí logró encontrar reiteradas veces la espalda de los laterales albinegros fueron los jugadores del Talavera. Con la baja de Forniés, fue Fucile el que tuvo que situarse en el lateral izquierdo, quedando Álex Martín en la banda derecha que ya ocupó hace unas semanas. La realidad es que ninguno de los dos se sintió cómodo, y tuvieron múltiples dificultades para frenar a los atacantes del Talavera. Precisamente en una acción así llegó el primer gol del partido. Apenas habían transcurrido diez minutos de juego cuando un un centro medido desde la izquierda -en un situación de dos contra uno al defensa canario- a la cabeza de Samu Corral servía para para que este, prácticamente a placer y sin la oposición de ninguno de los centrales, adelantara a su equipo y rompiera la racha de imbatibilidad de Marc Martínez.
El Talavera, que ya estaba incomodando al Cartagena en los primeros compases del juego, cambió su formación para pasar a jugar con cinco defensas, dificultando aún más las llegadas de los albinegros. Solo a través de algunos centros laterales y un tiro lejano de Andújar desde muy lejos puso el Cartagena en apuros al conjunto manchego. De hecho, lejos de ir a aguantar el resultado, siguieron llegando las aproximaciones del conjunto de Juan Francisco Alcoy por las bandas, aunque la mayoría de ellos no encontraron rematador. También pudo acabar en gol un disparo de falta de Zamorano tras una mano señalada por el colegiado a David Andújar, pero se marchó rozando el travesaño. Sin embargo, a falta de pocos minutos para llegar al descanso, Lucas de Vega recogía el balón tras un centro de Santi Jara, y desde el pico del área cruzaba un potente disparo para empatar el encuentro ante el que nada pudo hacer Óscar Santiago.
Tras el paso por vestuarios, el Cartagena fue dueño y señor del balón, y no tardó en llegar la primera ocasión. Fucile se incorporaba por la izquierda y ponía un gran centro para que Quim Araujo se lanzara en plancha y rematara de cabeza, pero en guardameta del Talavaera iba a reaccionar a la perfección deteniendo –no sin dificultades- el cabezazo. También iba a disponer de dos buenas ocasiones Andújar. Primero con un disparo a bocajarro tras un balón en largo de Verza, que terminó siendo enviado a córner; después con un remate de cabeza que se marchaba directamente fuera.
No obstante, más cerca estuvo de llegar el gol del Talavera, que comenzaba a avisar de los que iba a suceder minutos después. Tras un gran pase filtrado entre os centrales, Cristian conseguía recortar a Carlos David y se plantaba solo delante de Marc Martínez, pero el guardameta albinegro lograba aguantar el tiopo y desviar el disparo. Solo un minuto después, Carlos David perdía la pelota en una salida de balón en campo propio y Samu Corral recibía un pase que inexplicablemente no legró concretar a portería cuando tenía todo a su favor.
Munúa dio entrada al joven jugador del filial Leomar, que sustituyó a Santi Jara y ocupó la referencia de ataque, cayendo Rodrigo a banda izquierda y William a la derecha. Un movimiento que pareció dar resultado, porque poco después fue el Cartagena el que pudo adelantarse en el marcador. Tras una gran jugada de Rodrigo por la izquierda, Jurado llegaba a línea de fondo sirviendo un gran balón para que Carlos David, incorporándose desde atrás, terminara enviando el balón por encima de la portería.
Sin embargo, iba a ser el Talavera el que se iba a poner por delante. Una larga jugada del conjunto manchego terminaba con un balón suelto en la frontal para que Reguera terminara enganchando una gran volea ante la que nada pudo hacer Marc.
El técnico albinegro buscó la reacción rápida con la entrada de Siafá en el campo, que entró sustituyendo a Álex Martín. Y vaya si la encontró. Un centro de William desde la derecha que buscaba al delantero del filial albinegro tocó en un defensa y puso el empate en el marcador a falta de siete minutos para el final. En el último tramo de partido el Cartagena apenas encontró oportunidades claras de hacer gol.

Finalmente el Talavera se lleva un valioso punto del Cartagonova y el conjunto albinegro ve cómo el San Fernando, que había goleado el sábado al Villarrobledo por cero goleas a cuatro, recorta distancias y se pone a solo dos puntos.
La Opinión

FC Cartagena 0-2 FC Barcelona

El Cartagonova se vistió de gala para recibir al Fútbol Club Barcelona en su visita a la ciudad. El motivo –el amistoso solidario con la finalidad de recaudar fondos para ayudar a las familias afectadas por la gota fría que azotaba a la Región el pasado mes de septiembre- no era ni mucho menos el que le hubiera gustado a los 14.000 espectadores -aproximadamente- que llenaron las gradas. Las camisetas blanquinegras y azulgranas tiñeron un estadio que se volcó para ver y para agradecer su presencia a uno de los mejores equipos del mundo.
Porque lejos de todo lo que rodea al equipo dirigido por Ernesto Valverde, lo más importante del partido era sin duda el carácter solidario del mismo. Como aseguraba durante las últimas semanas y reiteraba antes de la comida de directivas el presidente del Cartagena Paco Belmonte, el Barça «se volcó desde el primer momento y ha puesto todas las facilidades posibles. Lo que pretendemos es que el partido sea una fiesta del fútbol».
Y vaya si lo fue. Seguramente no a nivel deportivo, porque el encuentro no se puede decir que fuera ni mucho menos brillante. Con un Barça a medio gas que salió de inicio con los seis futbolistas del primer equipo que viajaron (Piqué, Dembèlè, Sergi Roberto, Neto, Junior Firpo y Carles Aleñá) y con un Cartagena que comenzó con varios titulares (Andújar, Fucile, Verza y Elady) y algunos de los menos habituales, las ocasiones en la primera parte brillaron por su ausencia.
A pesar de que el Cartagena salió muy intenso y con mucho ímpetu en los primeros minutos, enseguida fue el Barça el que se hizo con el dominio del balón. Un dominio que en muy pocas ocasiones se tradujo en oportunidades claras de gol. Solo un mano a mano de Dembèlè y una volea de Carles Aleñá, resueltos de forma impecable por Esteve –que fue el más destacado de los albinegros, dicho sea de paso- pusieron en apuro al conjunto de Gustavo Munúa. El Cartagena, por su parte, tuvo la más clara en botas de Siafa tras una gran jugada de Rodrigo por la derecha. El delantero del filial había entrado sustituyendo a Elady, que se marchó lesionado a la media hora de juego. Pocos minutos después iba a ser Gerard Piqué el que, entre los aplausos del Cartagonova, se marchaba al banquillo.
Ya en la segunda parte, con los dos equipos plagados de jugadores del filial, el Barça decidió el encuentro con dos acciones aisladas. Primero con un disparo de Carles Pérez desde dentro del área con la pierna zurda ante el que nada pudo hacer Esteve. Después, a pocos minutos del final, con una gran combinación que terminó rematando a placer Marqués.
No obstante, durante la segunda mitad lo más destacado estuvo en la grada. Los espectadores se encargaron de poner el picante que faltaba sobre el césped. Fueron continuos los cánticos hacia el equipo, se encendieron las linternas de los móviles y se hizo 'la ola' en repetidas ocasiones. Se pudieron escuchar incluso cánticos de 'auxilio' hacia el Mar Menor, aprovechando la presencia en el palco del presidente de la Comunidad Autónoma, Fernando López Miras. Junto a él, la alcaldesa de Cartagena, Ana Belén Castejón, y la vicealcaldesa, Noelia Arroyo. Un palco en el que no solo se pudo ver a personalidades del mundo de la política. También estuvieron presentes, como no podía ser de otro modo, las directivas de ambos equipos, encabezada la del Barça por el presidente, Josep María Bertomeu, y Éric Abidal, secretario técnico del fútbol profesional y ex jugador del primer equipo. «Es un orgullo para nosotros poder venir en representación del Fútbol Club Barcelona a poner nuestro granito de arena y ayudar a todas esas familias que lo pasaron tan mal hace unas semanas. Esperamos que salgan pronto adelante. Para eso estamos aquí», aseguraba el presidente de la entidad azulgrana en las horas previas al encuentro.
La cara amarga del partido se presentó en forma de lesión. Además de las bajas con las que contaba el técnico uruguayo, se sumó un nombre más a la lista. Elady, que se marchó lesionado en la primera parte está prácticamente descartado para el encuentro del domingo en Talavera, y se espera que esté ausente más encuentros.
La Opinión

Rctv.Granada 0-1 FC Cartagena

Treinta años después de la caída en Berlín del muro que dividió Europa en dos, otra muralla se ha levantado al sureste de España y nadie parece capaz de derribarla. Y es la muralla del FC Cartagena, el equipo que ya lleva nueve jornadas sin perder y sin recibir ni un solo gol. En Granada, ante un filial necesitado por su situación en la tabla, los de Munúa se pusieron el mono de trabajo para alargar la racha y sacar adelante otro partido en el que pocos lucieron. Pero al final, pita el árbitro y otros tres puntos se añaden al zurrón del Cartagena. Y ya van 27.
El marcador refleja un solitario tanto de Djordje Jovanovic al cuarto de hora de juego. El serbio, novedad obligada en el once, solo pudo disputar 45 minutos. Al descanso se marchó lesionado, al igual que los otros dos cambios realizados por el Cartagena. Esa es, pues, la nota negativa del encuentro, y la asignatura pendiente para esta semana, pues no está claro cuántos de los 'tocados' van a llegar para el partido del próximo domingo contra el Talavera.
Se vio esta mañana de domingo un encuentro dividido en dos mitades. En la primera, por momentos, al Cartagena le tocó contener para luego proponer. En la segunda, contando los minutos a favor de los albinegros, fue cuestión de replegar, cerrar espacios, y salir como balas en busca de una renta más amplia, que al final no hizo falta.
Salvo la ausencia de Pablo Caballero por lesión, Munúa salía con su once de gala, el que más le convence, el formado por Marc Martínez en portería; Fucile, Andújar, Carlos David y Forniés en defensa; Cordero y Carrasquilla en el doble pivote; Quim Araujo de enganche; William y Elady en las bandas; y Jovanovic como único punta.
El Recreativo Granada, situado en puestos de decenso pero con la moral alta por su victoria la jornada anterior, empezó el partido voluntarioso. En los primeros instantes dejaron claro que iban a por el partido, que necesitaban los puntos, y Pepe, nada más pitar el árbitro, y Fran Serrano, con un cabezazo levemente desviado, tuvieron opciones para adelantar a los suyos.
De lo más destacado de los nazaríes era el mediocentro Viedma, el que mueve al equipo, el que lanza todo el balón parado y el que llega permanentemente al área.
El Cartagena iba variando el ritmo del partido, a su estilo, con combinaciones rápidas y con arrancadas por las bandas. Y para arrancada la de William. El brasileño, jugador revelación de lo que va de temporada, tiene un cambio de ritmo espectacular, y un 'dribling' que es pura samba. Metió la directa por la derecha y tuvieron que frenarle con falta a centímetros del área. Si le dejan dar un paso más, o se cuela hasta la cocina, o la jugada acaba en penalti. Pero el árbitro señaló la falta fuera, en una posición que la convertía en una especie de 'penalti-córner' de hockey sobre hierba que desencadenó el primer y único gol del encuentro.
Jovanovic, poderoso por arriba, se elevó para cabecear el centro desde el área pequeña e introducir la pelota en la portería. El remate era demasiado cercano como para que el georgiano Rachvelli, guardameta del Recreativo Granada, pudiese reaccionar.
Más allá de que Andújar pudo ampliar la renta de cabeza justo después del 0-1, los locales encajaron bien el golpe. Llegaron minutos de sufrimiento albinegro, y de alguna jugada controvertida. Pedían penalti los nazaríes de Andújar por mano en el interior del área, pero el balón le golpeaba antes en el cuerpo y le rebotaba, y la normativa atestigua que eso no es penalti en ningún caso.
Las malas noticias llegaron en forma de lesión. De la serie de bajas, Carrasquilla fue el primero en caer. Ausencia sensible la del panameño, totalmente afianzado en la titularidad tras un inicio de competición sobresaliente. Por suerte, el Cartagena dispone de fondo de armario magnífico para estas situaciones y le sustituyó José Ángel Jurado.
El partido entró en una fase algo turbio, con acciones fuera de tono. Elady recibió un pisotón, y el filial del Granada soltó más de una patada a destiempo.
En el minuto 40, el conjunto local tuvo la más clara, en una jugada embarullada que, tras un rechace y un mal entendimiento entre Forniés y Marc, le cayó a Rubén, que estaba un poco escorado pero en posición franca. Su tiro rebotó en la madera.
En el descanso se marchó el goleador, Jovanovic, que había tenido molestias en el primer tiempo. Así pues, el FC Cartagena jugó la segunda mitad sin delantero centro, pero tampoco le hizo falta. Elady se colocó como hombre más adelantado, aunque Rodrigo también irrumpía desde la banda. El jienense, en su versión más desequilibrante, era el que más se atrevía de los albinegros. Regateaba, trazaba diagonales, buscaba el disparo... Lo hacía todo, aunque en alguna ocasión pecó de individualista. Por el otro costado, William era otra amenaza, así que el Recreativo Granada sabía que si se volcaba en ataque era muy probable que recibiera el segundo gol a la contra. Los de Munúa estaban en su salsa. Con el resultado a favor, se antojaba complicado que los tres puntos se escaparan.
Como al principio, el Recreativo Granada regresó de los vestuarios con la intención de meterle otro ritmo al partido, pero no le hicieron ni cosquillas a la defensa del Cartagena. Ordenadísimos, y siempre con un hombre pegado al receptor del balón, los albinegros neutralizaron cada acercamiento del equipo local.
Salvo un par de jugadas individuales de Elady, al que le faltó encontrar portería, poco pasó en la segunda mitad. El de La Puerta de Seguro tuvo un disparo que se le escapó alto tras regatear a dos defensores. Le faltaba afinar la puntería para hacer su gol.
Por momentos, los albinegros se defendían con la pelota, con un centro del campo que ya era totalmente diferente al del inicio con la entrada de Verza por Cordero (el tercer lesionado). El problema es que Munúa no pudo introducir ninguna variante en la segunda parte porque todos los cambios eran obligados, pero aún así el centro del campo no se desordenó. Quim Araujo venía a recibir y a desahogar al equipo, en una labor esencial dado el guión de partido.
David Tenorio, técnico del filial del Granada, se lanzó a por todas. Quitó a los dos centrales para meter dos delanteros, pero ni por esas. De poco sirve acumular atacantes si el balón no les llega en situaciones de remate. Además, uno de los jugadores que había entrado en el segundo acto, el delantero Caio, se lesionó en los minutos finales, con las tres sustituciones ya completadas, así que los locales tuvieron que acabar el partido con uno menos sobre el césped.
Moral no les faltaba. En los cinco de añadido, soñaron con que el empate les llegara a balón parado. Hasta el guardameta Rachvelli subió a rematar un córner y una falta frontal, pero no culminaron ni una ni otra acción porque los lanzamientos se quedaron cortos.

Así pues, los tres puntos viajan a Cartagena. El equipo se mantiene como líder intratable del grupo IV, y empieza a dar una sensación de solidez que deja pocas esperanzas a los rivales. Con la de ayer, son nueve jornadas sin perder (siete victorias y dos empates) y nueve sin recibir un solo gol. El muro albinegro sigue en pie.

FC Cartagena 0-0 San Fernando CF

El Fútbol Club Cartagena tenía la oportunidad de salir más líder del encuentro frente al San Fernando, que venía como segundo clasificado. Después de ver el partido y todas las oportunidades de las que dispuso el conjunto de Gustavo Munúa pocos creerían que finalmente terminaría sin goles en el casillero del Cartagena. Y es que no fueron precisamente pocas las ocasiones que tuvo, especialmente en botas de un Pablo Caballero que se encontraría con la madera tres veces.
Con la novedad en el once de Manu Viana –que dejó en el banquillo a Elady- y las vueltas de Cordero y Fucile, el conjunto albinegro dejó muy claras sus intenciones desde el principio del partido.
Tanto en el juego como en las ocasiones pasaron por encima a un San Fernando que –a excepción de una llegada en los primeros minutos- apenas pisó campo contrario. Sin embargo, suyo fue el primer disparo de la primera mitad, aunque Marc Martínez no tuvo que emplearse a fondo para detenerlo. Después de unos minutos en los que los albinegros tuvieron varias aproximaciones sin peligro empezó la pelea de Caballero con los palos. El delantero argentino aprovechó un balón en largo de Fucile, se anticipó a Lolo Guerrero y su disparo se estrelló en el palo de la portería de Rubén Gálvez.
Varios minutos después iba a ser protagonista el central del San Fernando. Una buena acción de Manu Viana por la izquierda terminaba con el disparo del valenciano estrellándose en la mano del zaguero, pero el colegiado no consideró que fuese penalti. Tanto los jugadores como el banquillo del Cartagena protestaron con vehemencia una acción por la que el segundo entrenador albinegro terminó viendo la cartulina amarilla.
El San Fernando, que apenas había pisado el campo del Cartagena comenzó a carburar y a incomodar a la defensa albinegra. Una gran acción por la banda izquierda terminaba con el remate de Jorge García desde el punto de penalti que despejó Marc Martínez cuando quedaba poco para el descanso. Sin embargo, tuvo tiempo el Cartagena para crear peligro. Primero con el segundo remate de Caballero al palo. El delantero no conseguía dirigir a puerta el centro de Viana desde la izquierda cuando lo tenía todo a favor. Después, Quim Araujo se encontraba con el guardameta visitante en su disparo desde fuera del área.
En la segunda parte la tónica fue muy similar. No obstante, el conjunto de Munúa se encontró con el contratiempo de la lesión de Manu Viana, que nada más arrancar el segundo tiempo, mandaba el balón fuera, se dejaba caer sobre el terreno de juego y se llevaba la mano a su muslo izquierdo. Después de ser atendido por los médicos del Cartagena era sustituido por Elady. También desde el banquillo salió el manchego Santi Jara. Después de recaer de la lesión que arrastraba desde finales de la temporada pasada en el partido, reaparecía dos meses después de la primera jornada de liga en la que tuvo algunos minutos. El Cartagena no cambió el guión y fue en busca de un gol que a punto estuvo de lograrlo. Y de nuevo lo iba a tener en botas de Caballero. El argentino enganchaba con la pierna izquierda un balón muerto dentro del área y en esta ocasión el balón se estrellaba en el travesaño.
Con la entradas de Jovanovic -que entró sustituyendo a Caballero- y que se unía a las de Santi Jara y Elady, Munúa dejaba claro que el empate no entraba en sus planes. Y precisamente fueron estos quienes iban a tener las últimas oportunidades del encuentro. Elady, en una jugada marca de la casa, se marchaba desde la banda izquierda hacia el centro y buscó el disparo desde la frontal, pero se marchó por encima de la portería. Después, Jovanovic no atinó a rematar un centro desde la derecha. Finalmente, reparto de puntos en el Cartagonova a pesar del que el Cartagena lo hizo todo para ganar. El conjunto albinegro sigue como líder, pero con tres puntos de ventaja después de que en Badajoz ganar en Don Benito y adelantara a los isleños. Otro dato a resaltar es la imbatibilidad de Marc Martínez, que superaba el récord de minutos sin encajar gol que hasta entonces ostentaba Joao Costa.
Después de dos meses sin vestirse de corto con el Cartagena, Santi Jara volvió a sentirse futbolista. El de Almansa se lesionó en el último encuentro de la temporada pasada en Ponferrada en el que el Cartagena perdía las opciones de ascenso por tercer año consecuitivo. Todo una pretemporada en la que estuvo al margen del grupo y su reaparición en la primera jornada de liga ante el Badajoz hacían presagiar que iba a estar disponible para el técnico uruguayo. Sin embargo, solo quince minutos después de saltar al terreno de juego volvía a sentir molestias en el mismo sitio que le tuvo apartado.

Dos meses después de ese momento Gustavo Munúa que ya venía avisando en la sala de prensa de la buena evolución de Santi en los entrenamientos, le daba entrada en la convocatoria. Treinta minutos frente al San Fernando que la afición del Cartagena espera que le hagan más cerca de ver la mejor versión de uno de los mejores jugadores de la temporada pasada.
La Opinión