FC Cartagena 3-2 B Linense

El FC Cartagena no falló en casa contra la Balompédica Linense y amarró la victoria en un partido de constantes vaivenes y cinco goles en el marcador final (3-2). Después de adelantarse en el primer tiempo y de ir de más a menos, los albinegros encajaron el empate, pero gracias a un gol en propia puerta de La Balona y a otro del debutante Vinicius Tanque en el primer balón que tocaba, los tres puntos se quedaron en el Cartagonova. De nada sirvió el arreón final del conjunto visitante, que solo les sirvió para maquillar el marcador. Así pues, victoria del FC Cartagena en casa y victoria del Marbella por la mínima en Sanlúcar de Barrameda; dos resultados que convierten la pelea por el liderato en un mano a mano.
Esta vez Borja apostaba por un nueve clásico como Pablo Caballero. Se caía de la alineación Elady Zorrilla, para que entrara por la izquierda el ex racinguista Berto Cayarga, que disfrutaría de su primera gran tarde en el Cartagonova. Jugaba tirado a la izquierda, la derecha era para el brasileño William, menos deslumbrante de lo habitual, y por dentro, el joven Lucas de Vega. En la sala de máquinas, el veterano Verza y un Adalberto Carrasquilla que ya ha dejado de ser una simple revelación para convertirse en el líder del centro del campo albinegro. Otro partidazo más que añadir a la lista en la sensacional temporada que está protagonizando el 'Coco'.
Enfrente, el Linense llegaba en una dinámica francamente positiva, ganándose el derecho a soñar con las posiciones de play off a final de temporada. Y en el campo del segundo clasificado, los de Antonio Calderón quisieron ser protagonistas. Con el manejo de pelota que les aporta Manu Molina, los de la Línea de la Concepción tocaron con bastante criterio en la primera mitad, pero en ataque les faltaba algo más de desborde.
Tras unos diez primeros minutos de tanteo, la Balompédica Linense tuvo un leve acercamiento, con un testarazo suave de Pito Camacho que Marc Martínez atrapó sin tener que estirarse.
Y unos instantes después, apareció el genio. El Cartagena aceleró en la presión y recuperó el esférico en medio campo. Y Carrasquilla se inventó un pase inverosímil, de veinte metros y a la espalda de la defensa. Berto Cayarga trazó el desmarque desde la izquierda y definió con maestría ante la media salida del guardameta Javi Montoya. Segunda titularidad y primer tanto para el futbolista que llegó al FC Cartagena en el mercado invernal.
El conjunto local se acomodó después de adelantarse pronto en el marcador, y poco a poco fue cediendo terreno al Linense. El africano Musa Bandeh creaba bastantes problemas por la banda derecha, pero Johannesson consiguió controlarlo. El islandés era de nuevo titular como lateral derecho, así que Álex Martín actuaba de central ante la baja de Carlos David por lesión.
Se vivió una primera parte con pocos acercamientos de peligro y bastante juego en el centro del campo, aunque el cuadro gaditano iba sintiéndose más cómodo con el paso de los minutos.
La tendencia siguió en el inicio de la segunda mitad, hasta que finalmente la Balona consiguió el premio. El partido era de empate y el empate llegó en una acción a balón parado, ejecutada por el omnipresente Manu Molina. La colocó con mucha precisión hacia el segundo palo, donde el central italiano Fabrizio Danese se aprovechó de la mala salida de Marc Martínez para cabecear sin oposición un esférico que prácticamente le vino a la cabeza.

Mediocampo más ofensivo

Al Cartagena le tocaba remar de nuevo, guiados por un sublime Adalberto Carrasquilla, que deja detalles que la catapultan a niveles muy superiores a la Segunda División B. Borja quería más protagonismo en el centro del campo y metió a Quim Araujo, dejando al panameño como único pivote.
Nada más encajar el gol, el conjunto blanquinegro respondió con un buen tiro ajustado de Lucas de Vega, que no entró porque el guardameta Montoya hizo una gran estirada.
Luego a Cayarga se le escapó su doblete por un margen de centímetros. Quim condujo por su carril, el del '10', y abrió a la banda izquierda por donde aparecía el extremo, que ejecutó un suave disparo cruzado que rozó la madera. Es cierto que al Linense se le empezaba a hacer largo el partido, pero el gol que adelantó otra vez a los albinegros fue pura mala suerte. El 2-1 llegó un córner lanzado hacia el primer palo, hacia la torre que es Pablo Caballero. Manu Molina se anticipó, intentó despejar, pero apenas la peinó y el esférico se coló en la red.

Debut soñado para Vinicius

A partir de ahí, todo fue de cara para los pupilos de Borja. A diez minutos de la conclusión, sacó al debutante Vinicius Tanque, que por fin vestía de blanquinegro, quince días después de que se anunciara su fichaje por el FC Cartagena. Los trámites se alargaron, per su debut no pudo ser mejor. Primer balón que tocó y primer gol. El brasileño culminó una jugada de Cayarga por la derecha, ante un equipo rival volcado y con pocos efectivos atrás. Apareció desde segunda línea para sentenciar el partido con un disparo de primeras, sin controlar, y dejar una magnífica carta de presentación ante una grada ilusionada con la nueva incorporación.
En el minuto 88, la Balona le añadió un poco de emoción a los minutos finales. Un rechace de Marc Martínez le cayó al mediocentro Koroma, que solo tuvo que empujar el balón a la portería para colocar el 3-2.

Sin embargo, el Cartagena supo controlar el partido, mover la pelota para que no le llegaran más y esperar que el colegiado hiciera sonar su silbato. En el descuento, Vinicius casi marca su segundo tanto, pero el asistente levantó el banderín cuando el brasileño se quedaba solo delante del portero. En cualquier caso, el 3-2 era suficiente para que el Cartagena vuelva a ganar en casa y siga los pasos del líder, el Marbella.
La Opinión

Cadiz CF B 1-1 FC Cartagena

Hace solo una semana el Cartagena recuperaba un liderato que había perdido siete días atrás. El primer puesto del grupo anda estas últimas jornadas buscando un equipo que coja las riendas de la clasificación. En pocos días los de Borja Jiménez han pasado por las tres primeras posiciones de la tabla. Y es que después de ponerse al frente de ella tras vencer al Atlético Sanluqueño, ayer volvió a perder el trono del grupo IV.
El Cartagena no fue capaz de pasar del empate ante el Cádiz B en la ciudad deportiva del conjunto andaluz. Los de Borja Jiménez empataron a uno en un encuentro que dominaron pero en el que no lograron doblegar al conjunto entrenado por Juanma Pavón a pesar de jugar con uno más desde el minuto 80 por la expulsión de Lautaro. William igualó a pase de Forniés nada más comenzar la segunda parte el tanto inicial de Sergi Fernández tras un fallo de Andújar en la salida de balón.
Salió Borja Jiménez con un once que cada vez va asemejándose más jornada tras jornada. El abulense no dejó lugar a sorpresas y puso sobre el campo un once inicial formado por los futbolistas que se encuentran en mejor estado de forma. En el centro del campo, José Ángel Jurado y Carrasquilla fueron los encargados de llevar la manija del juego, acompañados de un Lucas de Vega, que actuó moviéndose entre líneas. Las bandas fueron para William, que sigue dando motivos para ocupar la banda derecha desde el inicio, y para Berto Cayarga, que después de disputar algunos minutos en la segunda parte de la última jornada ante el Atlético Sanluqueño fue titular por primera vez con la elástica albinegra. En punta, como ya había dejado entrever Borja Jiménez en la rueda de prensa previa al partido, estuvo Elady Zorrilla, posición de la que parece que va a tardar tiempo en moverse.
El partido comenzó con el Cartagena tratando de llevar la iniciativa y con el conjunto local bien replegado en defensa para dejar los menos espacios posibles. Y cumplieron su cometido, porque fueron pocas las ocasiones en las que los atacantes albinegros lograron meterse de forma clara en el área del filial cadista. Solo una acción por banda izquierda que acabó con un centro lateral al que no pudo llegar Elady. El conjunto amarillo fue poco a poco tratando de buscarle las cosquillas a la zaga del Cartagena a través de algunas contras rápidas, aunque sin excesivo peligro.

Un inicio con mal pie

Precisamente, uno de los componentes de la defensa albinegra iba a tener que abandonar el terreno de juego cuando apenas habían pasado once minutos de juego. Carlos David quedaba tendido en el campo y miraba al banquillo pidiendo el cambio por un problema muscular y era sustituido por Sergio Ayala.
Sería esta la primera de las dos malas noticias que recibiría el conjunto de Borja Jiménez. Y es que pocos minutos después de la lesión del capitán el Cádiz iba a conseguir abrir el marcador. Un error en la salida de balón de David Andújar iba a permitir a Sergi Fernández hacer el primer gol del partido. La presión del atacante del filial cadista sobre el central del Cartagena iba a dar sus frutos y le iba a dar el premio al conjunto entrenado por Juanma Pavón.
Un golpe que ponía por detrás a los de Borja Jiménez, que no iban a tardar en reaccionar. Una buena jugada por la derecha entre William y Johannesson iba a terminar con el centro de este último desde la derecha, pero no iba a encontrar rematador. Al margen de alguna jugada de peligro esporádica, el plan del Cádiz B seguía su curso, ya que el Cartagena seguía encontrando dificultades para crear acciones de peligro. No obstante, la sensación de control del juego era totalmente de los visitantes.
Tras el paso por vestuarios, ese dominio iba a tener recompensa. En la primera jugada del segundo tiempo el Cartagena iba a lograr el empate. Un centro de Forniés desde la izquierda era rematado por William de Camargo en el segundo palo. El brasileño se anticipaba al lateral del Cádiz y ponía el empate en el marcador. Un empuje que el Cartagena iba a tratar de aprovechar para ir en busca del segundo tanto, no sin sufrir algún ataque por parte del conjunto andaluz. Marc Martínez se iba a tener que emplear a fondo en una falta lanzada desde la frontal para repeler el balón a córner.

Contra diez tampoco pudo

Sin embargo, iba a ser el Cartagena el que iba a disponer de las mejores ocasiones para romper el empate. Especialmente, a raíz de la expulsión de uno de los centrales del Cádiz. Una disputa de balón por alto le iba a costar la cartulina roja a Lautaro. A partir de ahí, iban a llegar las mejores oportunidades de los albinegros.

Y no fueron pocas las llegadas de las que dispuso el conjunto de Borja en el último tramo de partido. Las más claras llegaron a través de varios disparos desde fuera del área que fueron bien resueltas por el guardameta local. Cristian Arco desbarató las oportunidades de los de Borja Jiménez y logró mantener el empate. Tanto Diegui Johannesson como Jurado pusieron a prueba al guardameta local con sendos disparos potentes. También lo hizo, en dos ocasiones, Carrasquilla. Una de ellas tras una gran acción personal con la que logró plantarse en la frontal del área casi sin oporisión. Solo el arquero pudo frenar el disparo del panameño. Cerca estuvo de romper el empate Caballero, que cazó un centro desde la izquierda y su remate fue a parar a las manos de Arco, que evita que el Cartagena pueda mantener el liderato.
La Opinión

FC Cartagena 2-0 Sanluqueño At.

Más allá de los puntos, más allá del liderato, el técnico del FC Cartagena, Borja Jiménez, se queda con el refuerzo moral que supone el triunfo contra el Atlético Sanluqueño después de casi un mes sin ganar. «Es muy importante ganar por la dinámica que traíamos. A nivel mental nos refuerza mucho conseguirlo así», destacó el técnico abulense, que señala que «era cuestión de tiempo» que el gol llegara y romper la férrea defensa del Sanluqueño. «Sabía que no iban a aguantar todo el partido a ese ritmo», comentaba en rueda de prensa.
En líneas generales, considera que el Cartagena hizo una muy buena primera parte contra el Atlético Sanluqueño porque tuvieron la posesión y el dominio territorial y generaron en todo momento situaciones de uno contra uno y de centro lateral. «Podemos estar más o menos acertados, pero ha sido nuestra mejor primera parte y nuestro mejor partido desde que estoy yo aquí», aseguró Borja.
Aunque dice que empezaron bien, reconoce que el equipo atacó a un ritmo más lento al inicio y eso les impidió generar tantas ocasiones de peligro ante una defensa muy cerrada. «Hemos tenido mucha paciencia», subraya. También considera que cuando llegó el gol, rondando el minuto 60 de juego, era cuando veía más dudas en el equipo.
Sobre las críticas recibidas por los malos resultados, dice que ni en la victoria ni en la derrota se va a alterar. «Si yo me pusiera a la altura del resto de la gente, me volvería majareta», aseveró. Por eso cree que necesitaba una victoria así, teniendo la posesión, como marca su estilo, y reitera que hay que seguir mejorando porque «el objetivo es mayo».
En lo táctico, Borja veía el partido muy controlado en los minutos finales, con una salida de balón muy buena, y con mucho dominio en zonas interiores con José Ángel Jurado, Carrasquilla y Lucas de Vega. «Era cuestión de tiempo que hubiera situaciones para el 2-0».
En cuanto a la afición, entiende que se le puede pedir más con el mes que ha hecho el equipo. «Necesitamos mucho la gente. Cuando al jugador le entren las dudas, son los que tienen que empujar. Si lo consiguiéramos durante todo el año, tendríamos mucho ganado para el ascenso», destaca.

Derrotas de rivales directos

Ahora el FC Cartagena es de nuevo el líder de la clasificación, pero la parte alta continúa muy igualada. De los diez primeros, solo el propio Cartagena y el Córdoba ganaron en la jornada de ayer. «En este grupo hay muchísima igualdad, va a ser muy difícil ganar en casa y fuera. Se va a decidir por muy poquito. Hay que llegar bien a abril o mayo y el que tenga más acierto será el campeón», concluye.

Borja también habló del mercado de fichajes, que concluyó el pasado viernes con las incorporaciones de Diegui Johannesson, Berto Cayarga y Vinicius Tanque. Sin embargo, no llegó el nueve que deseaban los albinegros, Jon Ander. «Hay gente en la categoría con mucho dinero y es complicado convencer a jugadores de Segunda A para que bajen de categoría», dijo el preparador cartagenerista. Uno de los fichajes, Berto Cayarga, debutó este domingo. Borja señala que es un jugador con desborde que mejora la competitividad de la plantilla. Para ver a Vinicius Tanque habrá que esperar a que cumpla los trámites burocráticos.
La Opinión

Sevilla At. 1-0 FC Cartagena

Parecía difícil imaginarlo, casi imposible. Pocos podrían haber predicho hace apenas un mes la situación del Cartagena a día de hoy. Con un equipo que caminaba con paso firme hacia la consecución del liderato y que dominaba los encuentros, no parecía lógico pensar que cuatro semanas después los resultados iban a ser tan distintos. Desde el cambio de entrenador, el Cartagena solo ha ganado uno de los cinco partidos que ha disputado con Borja en el banquillo. Un pobre bagaje que le ha hecho perder un liderato que tenía en su mano con una distancia considerable sobre sus perseguidores. Marbella y Yeclano han pasado por delante de un equipo que no parece reaccionar.
Todo ello en un encuentro al que el Cartagena llegaba con ganas de resarcirse de los tres encuentros consecutivos que acumulaba sin ganar. Volvía a hacer modificaciones en el once el técnico albinegro después del empate cosechado la semana pasada en casa ante el Don Benito. Algunos de los cambios, eso sí, por obligación. Y es que tanto José Ángel Jurado –por sanción- como Verza –que atraviesa un proceso febril- se quedaban en la ciudad portuaria. Quien sí volvía a entrar en el equipo titular, y parece que lo hace para quedarse para mucho tiempo es Diegui Johannesson. Sergio Ayala parece haberle quitado el sitio de forma definitiva a Carlos David, mientras que William reaparecía en el once después de varias jornadas sin salir de inicio. El centro del campo ha estado formado por Cordero y Carrasquilla, acompañados de un Quim Araujo algo más adelantado y actuando entre líneas.
El encuentro comenzó con los dos equipos bien plantados en el terreno de juego y queriendo llevar la iniciativa del juego. A excepción de alguna llegada puntual como fue el disparo de Elady Zorilla tras una gran jugada de William por banda derecha que terminó atrapando el guardameta del Sevilla Atlético, los primeros minutos sirvieron de tanteo.

Otra vez desde los once metros

Mientras ambos equipos trataban de hacerse dominadores del balón, no tardó en llegar la primera polémica del partido. Pejiño agarró el balón en zona de tres cuartos y tras una conducción con la que logró meterse en el área, fue derribado por Andújar, acción ante la que el colegiado no logró en señalar la pena máxima. El penalti, que supuso la amonestación para el central albinegro, daba la oportunidad al filial sevillista de adelantarse en el marcador. Fue Juanpe el encargado de ejecutar el lanzamiento. Marc Martínez, al igual que sucedió frente al Badajoz, logró detener el lanzamiento desde los once metros, pero el rechace le cayó al propio lanzador y, a placer, hizo el primer gol del encuentro.
Fueron los mejores minutos de un Sevilla Atlético que logró sorprender a los albinegros, y cuyos esfuerzos se centraron desde ese momento en defender el resultado. El Cartagena, por su parte, trató de ir a por el empata desde el momento del gol. Las mejores oportunidades llegaron por las bandas. Tanto Diegui Johannesson como Forniés fueron los hombres más activos del Cartagena, pero no lograban encontrar a ningún rematador. También estuvo presente con continuidad en el ataque William, que lo intentó en reiteradas ocasiones. Sin embargo, la más clara de todo el primer tiempo para los visitantes llegó en las botas de Sergio Ayala. El central albinegro realizaba una conducción que le permitía entrar en el área rival, desde donde soltaba un potente disparo que se estrellaba en la madera. También iba a tener la oportunidad de empatar al filo del descanso Elady Zorrilla. El jienense lazaba por encima del travesaño una falta que él mismo había recibido por parte de Kibamba.
Tras el paso por vestuarios, dio la sensación de que la segunda parte iba a ser un dominio total del Cartagena. Los cinco primeros minutos estuvieron marcados por las jugadas de William desde la derecha, que puso en apuros en numerosas ocasiones a la zaga local.

Sin reacción albinegra

Tras el dominio inicial de los albinegros, el partido se convirtió en un correcalles que para nada favoreció a los de Borja. Fueron los centrales quienes lo sufrieron, especialmente con los continuos balones que los rápidos jugadores del Sevilla buscaban a su espalda. Con el carrusel de cambios en el que el técnico abulense dio entrada a Lucas de Vega, el Cartagena ganó en control del balón, pero no así en profundidad. Y es que la defensa sevillista tuvo una actuación inmaculada durante toda la tarde.
Solo consiguió el Cartagena incomodar a Alfonso, guardameta del Sevilla Atlético, con una gran combinación entre Diegui Johannesson, Carrasquilla y Caballero, pero el centro de este último fue repelido por los centrales. También entraron en el terreno de juego Jovanovic y Manu Viana. La acumulación de delanteros permitió al extremo valenciano poner varios centros con peligro, que en casi ninguna ocasión encontraron rematador. Fue en el descuento cuando uno de ellos logró encontrar la cabeza de Caballero, pero Alfonso se estiró para evitar el empate.

De esta manera, el Cartagena encadena tres jornadas consecutivas sin ganar y pierde el liderato. De hecho, los de Borja Jiménez pasan a ser terceros, en detrimento del Marbella –que es el nuevo líder del grupo- y del Yeclano, que se sitúa segundo tras ganar en casa por 4 goles a 1. Empeora aún más la racha del Cartagena desde que el técnico abulense llegara al banquillo. Cuatro de doce puntos posibles además de la eliminación en Copa del Rey que agrava el mal estado de forma.
La Opinión

FC Cartagena 1-1 CD Don Benito

La de ayer era una jornada para reaccionar; para sacarse la espina; para enderezar el rumbo. Todo parecía propicio para volver a coger confianza después de lo que había sucedido en el último encuentro. Venía con ganas de redimirse de la derrota del pasado miércoles el Cartagena. El conjunto de Borja Jiménez había caído en el estadio Nuevo Vivero de Badajoz en un encuentro en el que la buena imagen mostrada en la primera parte no impidió que los entrenados por Mehdi Nafti terminaran llevándose el botín y que supuso que los inmediatos perseguidores recortaran puntos en la clasificación.
Ayer volvió a suceder. O al menos solo en parte, ya que al tropiezo del Cartagena le acompañaron los de Yeclano Deportivo y Badajoz. Aunque no fue impedimento esto para que ese tropiezo se volviera a producir de la forma más cruel. El Cartagena veía cómo el Don Benito le arrebataba dos puntos en un estadio Municipal Cartagonova que vivió el partido pasado por agua. La lluvia, que estuvo presente de forma tímida durante todo el encuentro apretó en unos últimos minutos en los que el conjunto extremeño hizo lo propio para terminar haciendo naufragar al Cartagena.
Todo ello en un encuentro en el que el técnico abulense hizo modificaciones en el once inicial. Cordero se quedó fuera de un centro del campo en el que Jurado ya se ha hecho fijo y en el que le acompañaron tres jugones como Carrasquilla, Quim Araujo y Lucas de Vega. También sirvió el encuentro para ver el debut de Diegui Johannesson. El lateral procedente del Oviedo fue uno de los más destacados en el partido y dio mucha profundidad a los albinegros en multitud de jugadas.
El encuentro comenzó con un Cartagena dominando el balón, pero sin encontrar la profundidad necesaria para ir en busca del gol. Solo a través de tímidos centros laterales, que en la mayoría de los casos no lograron ser rematados, eran las vías de los albinegros para poner en apuros la defensa de un equipo visitante que salió muy bien plantado en el terreno de juego. De hecho, los extremeños fueron los que tuvieron las oportunidades más claras, aunque Marc Martínez en una, y Andújar en otra, lograron que el marcador no se moviera del cero a cero inicial. El conjunto extremeño vio cómo uno de sus jugadores más importantes y ex futbolista del Cartagena tenía que ser sustituido. Artiles se retiró del terreno de juego entre lágrimas y aplaudido por la que fue su afición hace tres temporadas.

Elady desatascó el marcador

A este duro golpe para los visitantes, se le sumó el que le asestó Elady. Fue al borde del descanso cuando el Cartagena se encontró con una recompensa excesiva. El jienense se aprovechaba del resbalón del guardameta del Don Benito para posteriormente, con mucha calidad, picar el balón por encima del arquero. Un tanto que servía a los albinegros para marcharse con tranquilidad al descanso.
Tras el paso por vestuarios, los hombres entrenados por Borja Jiménez empezaron a sentirse más cómodos, aunque en ningún momento llegaron a tener la sensación de ser claros dominadores del juego. Bien por la incomodidad provocada por el buen posicionamiento de los futbolistas de conjunto extremeño o bien porque los jugadores del Cartagena aún no se han terminado de acostumbrar al juego que quiere implantar en el equipo el técnico abulense, la realidad es que no se terminaba de encontrar la fórmula para dominar el encuentro. A pesar de ello, el conjunto albinegro dispuso de un par de buenas ocasiones para haber logrado el segundo tanto, que habría supuesto la tranquilidad casi definitiva para afrontar los minutos finales. La primera, un remate de Pablo Caballero a la salida de un saque de esquina botado desde la izquierda. El ariete argentino logró anticiparse a la zaga y, desde el punto de penalti y libre de marcaje, terminó estrellando el balón en el travesaño. Fue la última jugada de Caballero sobre el terreno de juego justo antes de ser sustituido por un Jovanovic que volvía a tener minutos después de no viajar a Badajoz.
La otra nació de las botas de Manu Viana. El valenciano se incorporó por la banda izquierda y, tras una gran acción en la que dejó atrás al lateral del Don Benito, se introdujo en el lateral del área para terminar realizando un potente disparo al primer palo que terminó sacando Sebas Gil. Fueron las oportunidades con las que el Cartagena podría haber logrado una sentencia que no terminó llegando. Y es que en los últimos minutos el Don Benito fue en busca del empate, sabedor de que de nada le servía ese 1-0 que habría hecho sumar su cuarta derrota consecutiva.

La historia se repite

Con las gradas superiores del feudo albinegro despobladas –a excepción de algunos valientes- a causa de la lluvia que empezó caer con fuerza llegaron los mejores minutos del conjunto extremeño. El primero en avisar de lo que iba a venir después fue David Aguado. El ariete del Don Benito se quedó solo ante Marc Martínez después de recibir un gran pase filtrado a la espalda de la defensa local. Ante la salida del catalán, el delantero optó por picar el balón por encima, pero este se marchó rozando la madera. No iba a tener tanta suerte el Cartagena en la última acción del encuentro. Un saque de banda prolongado por una atacante del Don Benito era recogido en el segundo palo por Sillero, que prácticamente a placer y tras anticiparse a Diegui Johannesson, logró batir a Marc Martínez y hacer el empate ante el descontento de la afición albinegra.

Un pinchazo cuyas consecuencias quedan reducidas por la derrota del Yeclano en Cádiz y el empate del Badajoz en Sevilla, pero que no maquilla el mal momento que atraviesa el equipo. Y es que desde que Borja cogiera las riendas del banquillo el Cartagena solo ha ganado un encuentro, pediendo puntos en los otros tres en los últimos minutos. El del Don Benito es el tercer encuentro consecutivo sin ganar.
La Opinión

CD Badajoz 2-1 FC Cartagena

Toda la suerte que tuvo Borja Jiménez en Mérida, en su estreno como técnico del Cartagena, le faltó este miércoles en el Nuevo Vivero de Badajoz. En un partido mediocre y ante un equipo con una de las mejores plantillas de la categoría, el cuadro albinegro dejó marchar los puntos en acciones a balón parado, donde el equipo de Mehdi Nafti marcó la diferencia. Por lo demás, el partido fue bastante nivelado, con una parte para cada uno, y bastante rico en lo táctico, con sorpresas en la alineación inicial cartagenerista. Al final, un fallo de Marc Martínez, que minutos antes había detenido un penalti, dejó a los albinegros sin premio alguno.
En su segundo partido liguero, Borja Jiménez sorprendía con una alineación sin referencia en ataque. El abulense había dejado a Djordje Jovanovic en Cartagena, fuera de la convocatoria, y al héroe de Mérida, Pablo Caballero, no le valió aquel gol salvador para volver al once. El as de la manga del nuevo entrenador era Quim Araujo, habitual mediapunta, que jugaba como falso nueve. Al estilo de Fábregas con la selección, salvando las distancias. Borja buscaba más peso del medio campo, un juego más combinativo y no tanto de balón aéreo o a la carrera. De espaldas al balón, como es lógico, a Quim le costó moverse, pero incomodó bastante a los centrales del Badajoz, que no tenían una marca a la que seguir.
Esta apuesta permitía a Borja juntar a tres futbolistas en el medio del campo, para tocar más el balón, tener más alternativas para sacar la pelota jugada y fortalecer la parcela defensiva. Cordero, Verza y Carrasquilla llevaban la manija del juego, un centro del campo de muchos quilates, y se hicieron notar en un primer cuarto de hora bastante prometedor.
El propio Quim Araujo tuvo la primera ocasión del equipo albinegro, cuando solo transcurrían cuatro minutos de encuentro. Pero por dos ocasiones el Cartagena se topó con un soberbio Kike Royo.
El Badajoz regaló el esférico y Quim Araujo se escapó entre la defensa y se plantó solo ante el guardameta rival, pero no consiguió batirle. En la continuación del jugada, Elady cabeceó a bocajarro, pero Royo hizo una estirada prodigiosa para salvar el tanto y darle algo más de aire a los suyos.
Pero a pesar de que el dominio visitante era total y absoluto, en una jugada aislada se adelantó en el marcador del cuadro de Mehdi Nafti. Fue en un saque de banda. César Morgado colgó el balón directamente al área haciendo gala de su potencia en el saque, y buscando al otro central, Pablo Vázquez, que saltó junto a Álex Martín y Andújar. El balón salió disparado hacia el larguero y se coló en la portería. Los problemas del cuadro albinegro se hacían palpables. Saltaron dos con Pablo Vázquez, pero no consiguieron despejar.

Sexto gol de Elady en liga

No tardó mucho el Cartagena en poner la igualada, solo diez minutos, gracias a un robo de balón en campo contrario de Carrasquilla. El jugador panameño avanzó con la pelota y colgó el balón hacia el segundo palo, donde lo esperaba Elady para marcar el 1-1. El jienense, pasito a pasito, lejos de los guarismos de la irrepetible 2018-2019, sigue sumando. Ya son 6.
El partido se aplanó en el último cuarto de hora del primer tiempo. Balón de lado que movía el Cartagena ante un Badajoz replegado pero cómodo. La posesión, en esos instantes, servía de poco.
Al inicio del primer tiempo se marchó lesionado Kike Pina. Entraba Candelas, ex del Cartagena. Sobre el césped, ya había uno, Julio Gracia, un hombre que dio un rendimiento excelente durante la pasada campaña con Gustavo Munúa. Anoche no estuvo tan brillante, ya que el fútbol del Badajoz no permite demasiadas florituras.
Eso sí, los de Mehdi Nafti salieron con otra intención en la segunda mitad. Tenían más el balón, jugaban más en campo contrario, pero tampoco combinaban con excesiva rapidez ni con excesivo peligro. Sus armas más peligrosas eran el desborde del extremo Adílson por la derecha y la pelea en ataque del 'tanque' Gorka Santamaría, que anduvo todo el partido enzarzado en su batalla particular con Andújar.
Casi de casualidad no se marchó Forniés a la caseta antes de tiempo. El colegiado le perdonó la vida tras una entrada durísima, con los tacos por delante, cuando ya tenía cartulina amarilla. El técnico le cambió antes de seguir arriesgándose a quedarse con uno menos. Entró Manu Viana, otra vez reconvertido a lateral, posición en la que cuajó un partidazo en Mérida.
Borja tenía que mover el banquillo, pero no tocó las teclas adecuadas, o al menos no le salió el plan como esperaba. Retiró a Carrasquilla, de lo mejor del Cartagena en el primer tiempo, para que entrara José Ángel Jurado. En ataque, variaba el estilo con la entrada de Pablo Caballero, al que pocos balones le pudieron servir.

Marc Martínez, cara y cruz

La cosa no pintaba bien y pintó aún peor cuando en el minuto 71, Cordero cometió un penalti clarísimo sobre Adílson. El joven lisboeta le encaró, y el mediocentro albinegro llegó un poco tarde, lo justo como para derribarle. Del lanzamiento se encargaba el veteranísimo Guzmán Casaseca, que acababa de salir. El especialista del Badajoz tenía los galones a su favor, y no lo lanzó nada mal: envío el balón cerca del poste, a la derecha del portero, pero Marc adivinó la trayectoria y paró el lanzamiento. Y además, a la contra, casi marca el Cartagena, con una gran jugada culminada por Elady.
Pero Marc, tras ser el héroe en el penalti, cometió el error que le costaría la derrota al cuadro visitante. En líneas generales, el rendimiento del guardameta, ex del Recreativo, le ha dado muchos puntos al Cartagena esta temporada. Pero anoche falló en el momento crítico, y los fallos de un portero cuestan goles.
Los protagonistas fueron los mismos en el Badajoz, los dos centrales. Álex Corredera colgó una falta desde el perfil diestro. Salió mal Marc Martínez, apenas tocó el balón, que le cayó a César Morgado, y el central solo tuvo que asistir a Pablo Vázquez para que la empujara a la red. Doblete para el defensor del Badajoz.
El Cartagena ya no tuvo margen de maniobra, porque solo quedaban siete minutos para la conclusión. Elady tuvo la única ocasión, tras un fallo de Kike Royo, pero su disparo, sin ángulo, se escapó al lateral de la red.

Así pues, ya no es tan cómoda la renta del FC Cartagena al frente de la tabla. El Yeclano se coloca a solo dos puntos, y el Badajoz, con este triunfo, a tres. Todo ello después de que los albinegros, que solventaron el partido de ida con un empate a cero, se marcharan de vacío del Nuevo Vivero. El domingo, en casa y contra el Don Benito, tendrán la ocasión de hacer borrón y cuenta nueva.
La Opinión

FC Cartagena 2-4 Girona FC

Nadar para morir en la orilla. Ahogados después de un esfuerzo titánico ante una de las mejores plantillas de Segunda División. Es lo que le sucedió al Cartagena en la segunda eliminatoria de Copa del Rey, que se veía las caras frente al Girona. El esfuerzo no tuvo su recompensa en un partido en el que los albinegros fueron superiores en muchas fases del partido y que tenían ganado hasta el minuto 94.
Los de José Luis Martí se presentaban en Cartagena con varias ausencias importantes. Jugadores de la talla de Stuani o Jairo se quedaban en tierras catalanas por decisión técnica, lo que no impidió al técnico sacar un once más que competitivo. Borja Jiménez, por su parte, alineó un once casi idéntico al que utilizó en su debut una semana atrás en Mérida. Esteve ocupó el puesto de Marc Martínez bajo los palos, mientras que Carrasquilla entró en lugar de Quim Araujo. Manu Viana volvió a ocupar el lateral izquierdo, Álex Martín hizo lo propio con el derecho y Ayala se mantenía en el centro de la defensa junto a Andújar.
El partido comenzó con un Cartagena que salió con mucho ímpetu para tratar de sorprender en los primeros minutos que le concedieron dos saques de esquina en los primeros compases. En uno de ellos llegó la primera oportunidad clara del partido. Jovanovic remataba en el primer palo el centro de Santi Jara, pero se encontraba con un Riesgo que salvaría a su equipo en varias ocasiones a lo largo de la primera parte. Fue al sobrepasar el primer cuarto de hora cuando el Girona comenzó a dominar el balón y a sentirse algo más cómodo. Sin embargo, esto no hizo que el Cartagena dejara de encontrar acciones de peligro. De hecho, fue otra vez la conexión Jara-Jovanovic la que iba a poner en problemas al guardameta visitante, pero este iba a volver a desbaratar el remate del serbio.
A pesar de esto, el Girona no se echó atrás y empezaba a merodear el área del Cartagena. En una de esas acciones Soriano aprovechaba un gran balón filtrado y cruzaba su disparo haciendo inútil la estirada de Esteve. El balón se colaba en la portería después de tocar en el palo y adelantaba a los visitantes en una de las pocas que habían tenido. Los albinegros reaccionaron y fueron en busca de un empate que a punto estuvieron de lograr. Primero con un disparo cruzado de Jurado que se marchaba desviado, y después con otro remate de Jovanovic –esta vez a centro de Viana- que se marchaba rozando la madera. No obstante, más cerca estuvo de llegar el segundo del conjunto catalán. Un malentendido entre Álex Martín y Esteve estuvo cerca de costarle el gol en propia al defensa canario, pero el guardameta lo evitó en la línea.

Tras pasar por vestuarios, el partido dio un giro de 180 grados. El Girona salió mucho mejor que un Cartagena que no encontraba la fluidez en el juego que sí tuvo en la primera. Sin embargo, tras varios avisos de los visitantes, los albinegros iban a dar dos golpes encima de la mesa. Álex Martín fue el más listo de la clase aprovechando un balón que quedó muerto dentro del área tras una prolongación de Caballero, que entró sustituyendo a Jovanovic. El canario hacía el empate metiendo la puntera en el momento justo. Posteriormente, iba a ser Jurado el pillo. El andaluz cogía el balón para lanzar una falta cometida sobre William en la frontal y disparaba por en medio de la barrera engañando a la zaga y al guardameta rojiblancos para poner por delante al Cartagena. A falta de 15 minutos para el final el Girona se fue con todo arriba en busca del empate, aunque los de Borja Jiménez neutralizaron las acciones de ataque. En el minuto 86 llegaba uno de los momentos clave del encuentro. Cordero era expulsado por doble amarilla, dejando el colegiado al Cartagena con un hombre menos, lo que alargaba la agonía de los locales, lo que alargaba la agonía de un Cartagonova volcado con su equipo. Todo, hasta que fuera de tiempo, Miquel bajaba el balón dentro del área y ponía el empate en el último suspiro, mandando el partido a la prórroga.


Los treinta minuto de prórroga se le iban a hacer muy largos al Cartagena. Con un jugador menos y el bajón del gol encajado en el último minuto el Girona dominó, aunque los albinegros no se arrugaron. De hecho, Caballero tuvo al borde del descanso un remate que se marchó desviado por poco. En la segunda parte, Esteve salvó al Cartagena en un par de ocasiones y William respondía con un disparo desde el centro del campo que a punto estuvo de sorprender a Riesgo. Sin embargo, en el intercambio de golpes, el Girona terminó matando el partido con los goles de Soriano y de Carlos Martínez, poniendo así punto y final al camino del Cartagena en Copa del Rey. Los albinegros piensan desde ya en el encuentro del próximo miércoles ante el Badajoz, en el que una victoria le puede disparar en el liderato.
La Opinión