FC Cartagena 1-1 CD Don Benito

La de ayer era una jornada para reaccionar; para sacarse la espina; para enderezar el rumbo. Todo parecía propicio para volver a coger confianza después de lo que había sucedido en el último encuentro. Venía con ganas de redimirse de la derrota del pasado miércoles el Cartagena. El conjunto de Borja Jiménez había caído en el estadio Nuevo Vivero de Badajoz en un encuentro en el que la buena imagen mostrada en la primera parte no impidió que los entrenados por Mehdi Nafti terminaran llevándose el botín y que supuso que los inmediatos perseguidores recortaran puntos en la clasificación.
Ayer volvió a suceder. O al menos solo en parte, ya que al tropiezo del Cartagena le acompañaron los de Yeclano Deportivo y Badajoz. Aunque no fue impedimento esto para que ese tropiezo se volviera a producir de la forma más cruel. El Cartagena veía cómo el Don Benito le arrebataba dos puntos en un estadio Municipal Cartagonova que vivió el partido pasado por agua. La lluvia, que estuvo presente de forma tímida durante todo el encuentro apretó en unos últimos minutos en los que el conjunto extremeño hizo lo propio para terminar haciendo naufragar al Cartagena.
Todo ello en un encuentro en el que el técnico abulense hizo modificaciones en el once inicial. Cordero se quedó fuera de un centro del campo en el que Jurado ya se ha hecho fijo y en el que le acompañaron tres jugones como Carrasquilla, Quim Araujo y Lucas de Vega. También sirvió el encuentro para ver el debut de Diegui Johannesson. El lateral procedente del Oviedo fue uno de los más destacados en el partido y dio mucha profundidad a los albinegros en multitud de jugadas.
El encuentro comenzó con un Cartagena dominando el balón, pero sin encontrar la profundidad necesaria para ir en busca del gol. Solo a través de tímidos centros laterales, que en la mayoría de los casos no lograron ser rematados, eran las vías de los albinegros para poner en apuros la defensa de un equipo visitante que salió muy bien plantado en el terreno de juego. De hecho, los extremeños fueron los que tuvieron las oportunidades más claras, aunque Marc Martínez en una, y Andújar en otra, lograron que el marcador no se moviera del cero a cero inicial. El conjunto extremeño vio cómo uno de sus jugadores más importantes y ex futbolista del Cartagena tenía que ser sustituido. Artiles se retiró del terreno de juego entre lágrimas y aplaudido por la que fue su afición hace tres temporadas.

Elady desatascó el marcador

A este duro golpe para los visitantes, se le sumó el que le asestó Elady. Fue al borde del descanso cuando el Cartagena se encontró con una recompensa excesiva. El jienense se aprovechaba del resbalón del guardameta del Don Benito para posteriormente, con mucha calidad, picar el balón por encima del arquero. Un tanto que servía a los albinegros para marcharse con tranquilidad al descanso.
Tras el paso por vestuarios, los hombres entrenados por Borja Jiménez empezaron a sentirse más cómodos, aunque en ningún momento llegaron a tener la sensación de ser claros dominadores del juego. Bien por la incomodidad provocada por el buen posicionamiento de los futbolistas de conjunto extremeño o bien porque los jugadores del Cartagena aún no se han terminado de acostumbrar al juego que quiere implantar en el equipo el técnico abulense, la realidad es que no se terminaba de encontrar la fórmula para dominar el encuentro. A pesar de ello, el conjunto albinegro dispuso de un par de buenas ocasiones para haber logrado el segundo tanto, que habría supuesto la tranquilidad casi definitiva para afrontar los minutos finales. La primera, un remate de Pablo Caballero a la salida de un saque de esquina botado desde la izquierda. El ariete argentino logró anticiparse a la zaga y, desde el punto de penalti y libre de marcaje, terminó estrellando el balón en el travesaño. Fue la última jugada de Caballero sobre el terreno de juego justo antes de ser sustituido por un Jovanovic que volvía a tener minutos después de no viajar a Badajoz.
La otra nació de las botas de Manu Viana. El valenciano se incorporó por la banda izquierda y, tras una gran acción en la que dejó atrás al lateral del Don Benito, se introdujo en el lateral del área para terminar realizando un potente disparo al primer palo que terminó sacando Sebas Gil. Fueron las oportunidades con las que el Cartagena podría haber logrado una sentencia que no terminó llegando. Y es que en los últimos minutos el Don Benito fue en busca del empate, sabedor de que de nada le servía ese 1-0 que habría hecho sumar su cuarta derrota consecutiva.

La historia se repite

Con las gradas superiores del feudo albinegro despobladas –a excepción de algunos valientes- a causa de la lluvia que empezó caer con fuerza llegaron los mejores minutos del conjunto extremeño. El primero en avisar de lo que iba a venir después fue David Aguado. El ariete del Don Benito se quedó solo ante Marc Martínez después de recibir un gran pase filtrado a la espalda de la defensa local. Ante la salida del catalán, el delantero optó por picar el balón por encima, pero este se marchó rozando la madera. No iba a tener tanta suerte el Cartagena en la última acción del encuentro. Un saque de banda prolongado por una atacante del Don Benito era recogido en el segundo palo por Sillero, que prácticamente a placer y tras anticiparse a Diegui Johannesson, logró batir a Marc Martínez y hacer el empate ante el descontento de la afición albinegra.

Un pinchazo cuyas consecuencias quedan reducidas por la derrota del Yeclano en Cádiz y el empate del Badajoz en Sevilla, pero que no maquilla el mal momento que atraviesa el equipo. Y es que desde que Borja cogiera las riendas del banquillo el Cartagena solo ha ganado un encuentro, pediendo puntos en los otros tres en los últimos minutos. El del Don Benito es el tercer encuentro consecutivo sin ganar.
La Opinión

CD Badajoz 2-1 FC Cartagena

Toda la suerte que tuvo Borja Jiménez en Mérida, en su estreno como técnico del Cartagena, le faltó este miércoles en el Nuevo Vivero de Badajoz. En un partido mediocre y ante un equipo con una de las mejores plantillas de la categoría, el cuadro albinegro dejó marchar los puntos en acciones a balón parado, donde el equipo de Mehdi Nafti marcó la diferencia. Por lo demás, el partido fue bastante nivelado, con una parte para cada uno, y bastante rico en lo táctico, con sorpresas en la alineación inicial cartagenerista. Al final, un fallo de Marc Martínez, que minutos antes había detenido un penalti, dejó a los albinegros sin premio alguno.
En su segundo partido liguero, Borja Jiménez sorprendía con una alineación sin referencia en ataque. El abulense había dejado a Djordje Jovanovic en Cartagena, fuera de la convocatoria, y al héroe de Mérida, Pablo Caballero, no le valió aquel gol salvador para volver al once. El as de la manga del nuevo entrenador era Quim Araujo, habitual mediapunta, que jugaba como falso nueve. Al estilo de Fábregas con la selección, salvando las distancias. Borja buscaba más peso del medio campo, un juego más combinativo y no tanto de balón aéreo o a la carrera. De espaldas al balón, como es lógico, a Quim le costó moverse, pero incomodó bastante a los centrales del Badajoz, que no tenían una marca a la que seguir.
Esta apuesta permitía a Borja juntar a tres futbolistas en el medio del campo, para tocar más el balón, tener más alternativas para sacar la pelota jugada y fortalecer la parcela defensiva. Cordero, Verza y Carrasquilla llevaban la manija del juego, un centro del campo de muchos quilates, y se hicieron notar en un primer cuarto de hora bastante prometedor.
El propio Quim Araujo tuvo la primera ocasión del equipo albinegro, cuando solo transcurrían cuatro minutos de encuentro. Pero por dos ocasiones el Cartagena se topó con un soberbio Kike Royo.
El Badajoz regaló el esférico y Quim Araujo se escapó entre la defensa y se plantó solo ante el guardameta rival, pero no consiguió batirle. En la continuación del jugada, Elady cabeceó a bocajarro, pero Royo hizo una estirada prodigiosa para salvar el tanto y darle algo más de aire a los suyos.
Pero a pesar de que el dominio visitante era total y absoluto, en una jugada aislada se adelantó en el marcador del cuadro de Mehdi Nafti. Fue en un saque de banda. César Morgado colgó el balón directamente al área haciendo gala de su potencia en el saque, y buscando al otro central, Pablo Vázquez, que saltó junto a Álex Martín y Andújar. El balón salió disparado hacia el larguero y se coló en la portería. Los problemas del cuadro albinegro se hacían palpables. Saltaron dos con Pablo Vázquez, pero no consiguieron despejar.

Sexto gol de Elady en liga

No tardó mucho el Cartagena en poner la igualada, solo diez minutos, gracias a un robo de balón en campo contrario de Carrasquilla. El jugador panameño avanzó con la pelota y colgó el balón hacia el segundo palo, donde lo esperaba Elady para marcar el 1-1. El jienense, pasito a pasito, lejos de los guarismos de la irrepetible 2018-2019, sigue sumando. Ya son 6.
El partido se aplanó en el último cuarto de hora del primer tiempo. Balón de lado que movía el Cartagena ante un Badajoz replegado pero cómodo. La posesión, en esos instantes, servía de poco.
Al inicio del primer tiempo se marchó lesionado Kike Pina. Entraba Candelas, ex del Cartagena. Sobre el césped, ya había uno, Julio Gracia, un hombre que dio un rendimiento excelente durante la pasada campaña con Gustavo Munúa. Anoche no estuvo tan brillante, ya que el fútbol del Badajoz no permite demasiadas florituras.
Eso sí, los de Mehdi Nafti salieron con otra intención en la segunda mitad. Tenían más el balón, jugaban más en campo contrario, pero tampoco combinaban con excesiva rapidez ni con excesivo peligro. Sus armas más peligrosas eran el desborde del extremo Adílson por la derecha y la pelea en ataque del 'tanque' Gorka Santamaría, que anduvo todo el partido enzarzado en su batalla particular con Andújar.
Casi de casualidad no se marchó Forniés a la caseta antes de tiempo. El colegiado le perdonó la vida tras una entrada durísima, con los tacos por delante, cuando ya tenía cartulina amarilla. El técnico le cambió antes de seguir arriesgándose a quedarse con uno menos. Entró Manu Viana, otra vez reconvertido a lateral, posición en la que cuajó un partidazo en Mérida.
Borja tenía que mover el banquillo, pero no tocó las teclas adecuadas, o al menos no le salió el plan como esperaba. Retiró a Carrasquilla, de lo mejor del Cartagena en el primer tiempo, para que entrara José Ángel Jurado. En ataque, variaba el estilo con la entrada de Pablo Caballero, al que pocos balones le pudieron servir.

Marc Martínez, cara y cruz

La cosa no pintaba bien y pintó aún peor cuando en el minuto 71, Cordero cometió un penalti clarísimo sobre Adílson. El joven lisboeta le encaró, y el mediocentro albinegro llegó un poco tarde, lo justo como para derribarle. Del lanzamiento se encargaba el veteranísimo Guzmán Casaseca, que acababa de salir. El especialista del Badajoz tenía los galones a su favor, y no lo lanzó nada mal: envío el balón cerca del poste, a la derecha del portero, pero Marc adivinó la trayectoria y paró el lanzamiento. Y además, a la contra, casi marca el Cartagena, con una gran jugada culminada por Elady.
Pero Marc, tras ser el héroe en el penalti, cometió el error que le costaría la derrota al cuadro visitante. En líneas generales, el rendimiento del guardameta, ex del Recreativo, le ha dado muchos puntos al Cartagena esta temporada. Pero anoche falló en el momento crítico, y los fallos de un portero cuestan goles.
Los protagonistas fueron los mismos en el Badajoz, los dos centrales. Álex Corredera colgó una falta desde el perfil diestro. Salió mal Marc Martínez, apenas tocó el balón, que le cayó a César Morgado, y el central solo tuvo que asistir a Pablo Vázquez para que la empujara a la red. Doblete para el defensor del Badajoz.
El Cartagena ya no tuvo margen de maniobra, porque solo quedaban siete minutos para la conclusión. Elady tuvo la única ocasión, tras un fallo de Kike Royo, pero su disparo, sin ángulo, se escapó al lateral de la red.

Así pues, ya no es tan cómoda la renta del FC Cartagena al frente de la tabla. El Yeclano se coloca a solo dos puntos, y el Badajoz, con este triunfo, a tres. Todo ello después de que los albinegros, que solventaron el partido de ida con un empate a cero, se marcharan de vacío del Nuevo Vivero. El domingo, en casa y contra el Don Benito, tendrán la ocasión de hacer borrón y cuenta nueva.
La Opinión

FC Cartagena 2-4 Girona FC

Nadar para morir en la orilla. Ahogados después de un esfuerzo titánico ante una de las mejores plantillas de Segunda División. Es lo que le sucedió al Cartagena en la segunda eliminatoria de Copa del Rey, que se veía las caras frente al Girona. El esfuerzo no tuvo su recompensa en un partido en el que los albinegros fueron superiores en muchas fases del partido y que tenían ganado hasta el minuto 94.
Los de José Luis Martí se presentaban en Cartagena con varias ausencias importantes. Jugadores de la talla de Stuani o Jairo se quedaban en tierras catalanas por decisión técnica, lo que no impidió al técnico sacar un once más que competitivo. Borja Jiménez, por su parte, alineó un once casi idéntico al que utilizó en su debut una semana atrás en Mérida. Esteve ocupó el puesto de Marc Martínez bajo los palos, mientras que Carrasquilla entró en lugar de Quim Araujo. Manu Viana volvió a ocupar el lateral izquierdo, Álex Martín hizo lo propio con el derecho y Ayala se mantenía en el centro de la defensa junto a Andújar.
El partido comenzó con un Cartagena que salió con mucho ímpetu para tratar de sorprender en los primeros minutos que le concedieron dos saques de esquina en los primeros compases. En uno de ellos llegó la primera oportunidad clara del partido. Jovanovic remataba en el primer palo el centro de Santi Jara, pero se encontraba con un Riesgo que salvaría a su equipo en varias ocasiones a lo largo de la primera parte. Fue al sobrepasar el primer cuarto de hora cuando el Girona comenzó a dominar el balón y a sentirse algo más cómodo. Sin embargo, esto no hizo que el Cartagena dejara de encontrar acciones de peligro. De hecho, fue otra vez la conexión Jara-Jovanovic la que iba a poner en problemas al guardameta visitante, pero este iba a volver a desbaratar el remate del serbio.
A pesar de esto, el Girona no se echó atrás y empezaba a merodear el área del Cartagena. En una de esas acciones Soriano aprovechaba un gran balón filtrado y cruzaba su disparo haciendo inútil la estirada de Esteve. El balón se colaba en la portería después de tocar en el palo y adelantaba a los visitantes en una de las pocas que habían tenido. Los albinegros reaccionaron y fueron en busca de un empate que a punto estuvieron de lograr. Primero con un disparo cruzado de Jurado que se marchaba desviado, y después con otro remate de Jovanovic –esta vez a centro de Viana- que se marchaba rozando la madera. No obstante, más cerca estuvo de llegar el segundo del conjunto catalán. Un malentendido entre Álex Martín y Esteve estuvo cerca de costarle el gol en propia al defensa canario, pero el guardameta lo evitó en la línea.

Tras pasar por vestuarios, el partido dio un giro de 180 grados. El Girona salió mucho mejor que un Cartagena que no encontraba la fluidez en el juego que sí tuvo en la primera. Sin embargo, tras varios avisos de los visitantes, los albinegros iban a dar dos golpes encima de la mesa. Álex Martín fue el más listo de la clase aprovechando un balón que quedó muerto dentro del área tras una prolongación de Caballero, que entró sustituyendo a Jovanovic. El canario hacía el empate metiendo la puntera en el momento justo. Posteriormente, iba a ser Jurado el pillo. El andaluz cogía el balón para lanzar una falta cometida sobre William en la frontal y disparaba por en medio de la barrera engañando a la zaga y al guardameta rojiblancos para poner por delante al Cartagena. A falta de 15 minutos para el final el Girona se fue con todo arriba en busca del empate, aunque los de Borja Jiménez neutralizaron las acciones de ataque. En el minuto 86 llegaba uno de los momentos clave del encuentro. Cordero era expulsado por doble amarilla, dejando el colegiado al Cartagena con un hombre menos, lo que alargaba la agonía de los locales, lo que alargaba la agonía de un Cartagonova volcado con su equipo. Todo, hasta que fuera de tiempo, Miquel bajaba el balón dentro del área y ponía el empate en el último suspiro, mandando el partido a la prórroga.


Los treinta minuto de prórroga se le iban a hacer muy largos al Cartagena. Con un jugador menos y el bajón del gol encajado en el último minuto el Girona dominó, aunque los albinegros no se arrugaron. De hecho, Caballero tuvo al borde del descanso un remate que se marchó desviado por poco. En la segunda parte, Esteve salvó al Cartagena en un par de ocasiones y William respondía con un disparo desde el centro del campo que a punto estuvo de sorprender a Riesgo. Sin embargo, en el intercambio de golpes, el Girona terminó matando el partido con los goles de Soriano y de Carlos Martínez, poniendo así punto y final al camino del Cartagena en Copa del Rey. Los albinegros piensan desde ya en el encuentro del próximo miércoles ante el Badajoz, en el que una victoria le puede disparar en el liderato.
La Opinión

Merida AD 0-1 FC Cartagena

El Fútbol Club Cartagena dio el pistoletazo de salida al nuevo año de la mejor forma posible. En el que supuso un estreno por partida doble para los albinegros, el desenlace no pudo ser mejor para el conjunto de la ciudad portuaria. Y era un estreno doble porque además de ser el primer encuentro que disputaban en 2020, era también el primero con Borja Jiménez al frente del banquillo. El abulense vio cómo el equipo se llevaba los tres puntos del estadio Romano de Mérida gracias al gol que lograba anotar Pablo Caballero en el último suspiro. Fue el broche a un partido que dejó muchas cosas positivas para el Cartagena.

Mejor empezar con buen pie

La victoria en Mérida hace que el nuevo entrenador coseche los tres puntos en su primer partido como técnico albinegro. Borja Jiménez debutó en el banquillo del Cartagena en una salida siempre difícil en tierras extremeñas. Y lo hizo solo cinco días después de ser presentado en la zona reservada para el FCC Business en el fondo sur bajo del estadio Municipal Cartagonova y con la dificultad que conlleva coger las riendas de un equipo a mitad de temporada. Sin embargo, el de Ávila se ha ganado en menos de una semana la confianza de una plantilla que el pasado sábado demostró que está comprometida con él al cien por cien.
Y es que no es fácil llegar a un vestuario lleno de grandes futbolistas en el que los roles están definidos con anterioridad. Algo que se vio reflejado en la celebración del tanto en el minuto 95 en el que se apreció que la unión de toda la plantilla y el nuevo cuerpo técnico es total. Un gol que hace que Borja entre con buen pie en el club y en el vestuario.

Campeón de invierno y récord

La victoria de forma in extremis hizo también que se batiera otro registro. El Cartagena logró firmar con ese gol la mejor primera vuelta de su historia. 42 puntos que superan los 40 cosechados en las temporadas 2016/2017 –con Alberto Monteagudo en el banquillo- y en la 2005/2006 –cuando entrenaba Juan Ignacio Martínez- y que hacen que el Cartagena acabe la primera vuelta como líder destacado a cinco puntos de un Yeclano Deportivo que continúa imparable y que ya está segundo en la clasificación.
Un puesto que le sirve para proclamarse campeón de invierno del grupo IV de Segunda División B por cuarto año consecutivo y por quinta campaña en su historia. Unos números difícilmente mejorables y a los que solo les falta ser acompañados por un ascenso.

Buena versión con bajas

Cuando un equipo experimenta cambios en un periodo tan corto de tiempo suele ser complicado mostrar una versión de confianza y pueden verse síntomas de inseguridad de precaución excesiva al no querer tener errores. Sin embargo, la cara que pudimos ver el sábado del Cartagena no fue esa ni mucho menos. Un equipo que salió a dominar al rival y que tuvo las oportunidades más claras del encuentro. Especialmente buena fue la primera mitad, donde el conjunto albinegro dominó y pudo abrir el marcador en varias ocasiones y en la que solo faltó afinar un poco la puntería.
Todo ello, además, en un partido en el que las bajas pusieron en jaque a la zaga del Cartagena. Las sanciones de David Forniés y de Carlos David –ambos por cumplir ciclo al acumular cinco cartulinas amarillas- unidas a la marcha de Fucile y a la lesión de Markel Etxeberria, dejaron sin ningún lateral natural a Borja Jiménez, que se vio obligado a recomponer la defensa. Álex Martín, que está siendo esta temporada el recambio habitual, fue el encargado de ocupar el lateral derecho, mientras que a Manu Viana le tocó desempeñarse en el costado izquierdo. Dos 'parches' que en ningún momento hicieron que la línea defensiva se viera descompensada ni descompuesta.

Carrasquilla y Viana, listos

Otra de las buenas noticias fue la reaparición de dos hombres que habían estado lesionados desde el mes de noviembre. Tanto Carrasquilla como Viana volvieron a tener minutos en el estadio Romano, y fueron dos de los jugadores más destacados del partido. El valenciano, de hecho, fue titular en el lateral izquierdo y no solo consiguió cumplir su función en esta posición a nivel defensivo, sino que además logró crear algunas de las oportunidades más claras en ataque. Suyo fue el centro que nada más arrancar la segunda parte terminó con el remate de Elady estrellándose en la madera.

Caso distinto fue el de Carrasquilla. El panameño salió en la segunda mitad para tratar de desatascar el partido cuando estaba empatado. Unos minutos de los que no disfrutaba desde que se lesionara en la ciudad deportiva del Granada hace cerca de dos meses y en los que demostró que tiene muchas alegrías que dar a la afición albinegra.
La Opinión

FC Cartagena 2-2 Yeclano Dep.

No fue un adiós de película, pero es un adiós, al fin y al cabo. Y no fue redondo porque el Yeclano no quiso, porque el Cartagena se encontró este sábado con un equipo en estado de gracia, motivado como nadie, capaz de jugar ochenta minutos en el campo del líder con el marcador en desventaja e igualarlo hasta en dos ocasiones. Una de ellas, es cierto, con un error arbitral de por medio. Y es que tras un formidable primer tiempo del Cartagena, tras el descanso cambiaron las tornas, y a base de empuje e insistencia el conjunto azulgrana igualó el partido a diez para el final.
El Cartagena iba en busca de tres puntos que prácticamente le asegurarían ser campeón de invierno, una vez más. Los albinegros se van líderes de vacaciones, sin tener la más remota idea de lo que sucederá después, pues el inquilino del banquillo aún está por definir, y todo lo que se había trabajado hasta ahora puede quedar en papel mojado, aunque la directiva no quiere que eso suceda.
En su última alineación, Munúa sacaba lo mejor que tenía. Uri volvía a ser la solución menos mala para el lateral diestro, mientras Fucile y Markel no están. El canterano, habitual central, sufrió bastante en una posición que no es la suya y ante un Alayeto que le dio bastante trabajo. A Cordero y a Quim todavía se les ve lejos de su máximo nivel, así que José Ángel acompañaba a Verza en la medular y jovencito Lucas de Vega tenía una nueva oportunidad para demostrar su valía. En la delantera, un nueve en estado de gracia, Djordje Jovanovic, que tuvo ocasiones para ampliar su racha goleadora y no fue capaz de convertirlas.
Apenas dos minutos tardó el Cartagena en colocarse por delante en el marcador. Minuto 2 de juego, falta en la frontal del área, y al lanzamiento, un especialista como Verza. El centrocampista superó la barrera para plantear un escenario distinto de partido al que deseaba el Yeclano.
El Cartagena, con el marcador a favor, propuso un partido de presión alta y mucho dominio de balón. Los primeros treinta minutos de los albinegros fueron tácticamente perfectos. Los de Munúa robaban muy rápido la pelota, casi siempre en campo contrario, y circulaban el balón con muchos sentido. El ese tramo de partido destacaba un Lucas de Vega cada vez más participativo, más suelto, más atrevido. Venía a recibir, regateaba y buscaba siempre al compañero mejor colocado.
A la media hora de juego, la tuvo el Cartagena para hacer el segundo, pero el envío de Elady para Santi Jara lo cortó la zaga visitante. El Yeclano, bien ordenado, esperaba que pasara la tempestad para mostrar sus armas. Si algo saben hacer los de Sandroni es sufrir y salir del atolladero cuando la cosa pinta mal. Andújar sacó la primera ocasión clara de los visitantes desde debajo de los palos para evitar el gol del empate. Se equivocó Marc Martínez en la salida, y Alayeto lo aprovechó para disparar a portería, encontrándose con el central albinegro sobre la misma línea. Acto seguido, a la contra, el Cartagena hizo el 2-0, pero el juez de línea anuló el tanto de Jovanovic por fuera de juego. Lo era, pero por muy, muy poco.
Minutos más tarde, al filo del descanso, el colegiado sí se equivoco. La acción de la polémica desató la ira del Cartagonova, al ver como el Yeclano empataba el partido con un gol con la mano.
Inició la acción Víctor Fenoll por la derecha, demostrando su habilidad. Tras el rechace, Mario Sánchez disparó a portería. El balón tocaba en la mano de Héctor Camps, pero ni el colegiado ni su asistente lo apreciaron.

Contragolpe de manual

A la vuelta, el Cartagena tendría su recompensa. Al contragolpe, los de Munúa se pusieron de nuevo en ventaja. Lucas de Vega arrancó desde campo propio, dejando en el camino a dos contrarios, y se la sirvió a Jovanovic, que partía de posición de fuera de juego. El serbio, generoso, se la dejó a Elady, que solo en boca de gol hizo el 2-1, su quinto gol esta temporada.
Al Yeclano no le afectó en absoluto encajar ese gol justo después del descanso, porque el cuadro azulgrana se lanzó contra la portería de Marc Martínez y encerró a los albinegros en su área durante toda la segunda parte. Un lugar donde, este equipo de Munúa, suele sentirse cómodo, pero esta vez la jugada no le salió bien.
Con Carlos David y Andújar liderando la zaga, la pareja de centrales del Cartagena despejaba todo lo que caía por el área, pero el Yeclano insistía. Esta vez fue Verza el que se vistió on la capa de héroe para sacar el balón sobre la línea de gol. El plan del Cartagena tenía un nombre: Djordje Jovanovic.
El serbio, que venía de marcar un doblete en Copa, era el hombre al que buscaban todos sus compañeros, con balones en largo para salir de la cueva. Pero ayer no estaba tan acertado, y desperdició un par de ocasiones claras. En la primera iba solo contra el mundo, pero se impuso por velocidad para soltar un tiro demasiado cruzado. Luego recibió un gran pase filtrado de Quim Araujo, y en posición clara, disparó demasiado flojo.
Confiaba el Cartagena en hacer el 3-1 pero lo que llegó fue el 2-2. Y tenía que llegar a balón parado, especialidad de la casa. El córner, cerradísimo, lo sacó Marc con la manopla, pero el balón le cayó a Fran Martínez en el lugar adecuado para empujarla y colocar el empate a diez minutos de la conclusión.
El Cartagena reaccionó pero ya quedaba poco tiempo. Munúa introdujo a William para que desequilibrara por la izquierda. En el tiempo de descuento, hubo varios remates que se estrellaron contra la muralla del Yeclano, que defendía a capa y espada su valioso punto, aunque fuera desde el área pequeña.

Así pues, el Cartagena acaba el año como primero con 38 puntos, aunque el Badajoz puede colocarse a solo uno si mañana gana al Murcia. Y el Yeclano se va de vacaciones, pase lo que pase en el Córdoba-Marbella, en puestos de play-off.
La Opinión

FC Cartagena 4-1 SD Leioa

El Fútbol Club Cartagena ya está en la segunda ronda de la Copa del Rey. Los albinegros se deshicieron de la SD Leioa con una espectacular primera parte en la que pisaron el acelerador a fondo para dejar desde el principio sin opciones a su rival. Un primer tiempo en el que dos goles de 'el Rey' de la noche, Djordje Jovanovic dejó encaminada la victoria con dos goles en la primera media hora de juego. El serbio ya es el máximo goleador del equipo en lo que va de temporada con 5 goles. Uno más que Elady y dos más que su máxima competencia en la delantera, Pablo Caballero.
Gustavo Munúa presentó un once inicial con bastantes jugadores titulares. Mucho tuvieron que ver las rotaciones que el uruguayo hizo en el último partido frente al UCAM Murcia, donde jugadores como Cordero, William y Quim Araujo pudieron descansar para salir de la partida ayer. Junto a ellos, Esteve fue el encargado de ocupar la portería ante la sanción que Marc Martínez arrastraba de la temporada pasada en la competición, mientras Fran –el guardameta del filial- estuvo en el banquillo. En la defensa Forniés y Andújar repitieron titularidad y estuvieron acompañados por Sergio Ayala y Álex Martín. Jurado fue la pareja de Cordero en la medular y William y Rodrigo estuvieron en las bandas.

Un inicio arrollador

Ya había avisado Munúa en rueda de prensa pocas horas antes del encuentro: «Nos tomamos la Copa muy en serio». Y vaya si lo hicieron. Desde muy pronto se vio al Cartagena con ganas de ir a por el partido y a tratar de encarrilarlo por la vía rápida. Tras un inicio en el que el conjunto visitante trató de disputarle el balón a los albinegros y unos primeros minutos en los que buscaron varios balones en largo para tratar de sorprender a la defensa, Jovanovic decidió que había que dejarse de tonterías. El serbio recibió en el punto de penalti un centro de Forniés desde la izquierda y remató de primeras con la cabeza haciendo inútil la estirada de Assimba. Era solo un aviso de los que iba a suceder después. Sin embargo, el Leioa iba a ir en busca del empate –aunque de forma muy tímida- en un par de ocasiones. Primero, con un disparo alto de Fran Sota desde la frontal del área que no pudo dirigir a portería; después con un remate de Berasaluze en un saque de esquina que tampoco logró inquietar a Esteve.
Tras los dos tímidos acercamientos de los visitantes, Jovanovic iba a seguir continuar lo que había empezado. Y pudo haber sido mucho mejor si hubiera estado más lúcido al recibir un pase en profundidad de Quim Araujo que le dejó solo ante el portero. El serbio –que tenía a su izquierda a Rodrigo totalmente solo para empujarla- decidió picar el balón y terminó por no encontrar portería. No obstante sí lo iba a hacer cinco minutos después. Tras recibir un balón a media altura y pincharla con la derecha, daba un toque para acomodarse el balón y, sin dejarla caer, enganchaba una potentísima volea desde la frontal para batir a Assimba, poner el segundo en el marcador y firmar su doblete.
Con el Cartagena funcionando como hacía tiempo que no se le veía, llegó el susto de la noche. Jovanovic quedaba tendido en el terreno de juego y hacía presagiar lo peor si tenemos en cuenta el historial de lesiones que arrastra el conjunto de Gustavo Munúa a lo largo de esta temporada y que uno de los lesionados –durante varias semanas- fue el serbio. Precisamente en un encuentro donde también había abierto el marcador, frente al Recreativo Granada, cayó lesionado. Sin embargo, esta vez todo quedó en un susto y Jovanovic pudo regresar al partido.
A falta de pocos minutos para llegar al descanso llegó la sentencia. Una larga conducción de Rodrigo terminó con un pase filtrado entre la zaga visitante y Quim Araujo, a la media vuelta, cruzó el balón con la pierna izquierda para hacer el tercero y poner el broche a la mejor primera parte de la temporada para los albinegros.

Una segunda parte a medio gas

Tras el paso por vestuarios, como es lógico, el Cartagena no siguió con la velocidad de crucero que había alcanzado y redujo una marcha la intensidad. No obstante, continuó siendo absoluto dominador del encuentro y no dio opciones a un Leioa que con algún disparo desde lejos trató de maquillar el resultado, conscientes de que la remontada era algo prácticamente imposible.
De hecho, lejos de conseguirlo, fueron los albinegros los que lograron ampliar las distancias en marcador. Una contra rapidísima comandada por David Forniés iba a terminar con el cuarto tanto subiendo al marcador. Tras una buena salida de balón de Quim Araujo en la que consiguió conectar con Jovanovic, fue Rodrigo el que pudo darle el balón en largo al lateral para armar el ataque. Forniés logró dejar atrás a la zaga visitante y –tras meterse en el área y plantarse delante del guardameta- disparó con potencia y por debajo para no dar tiempo de reacción a Assimba y anotar su primer gol con la elástica del Cartagena.
De ahí en adelante el técnico uruguayo se permitió el lujo de dar descanso a algunos de los más habituales. Uno de ellos, precisamente el último goleador del equipo. David Forniés, uno de los jugadores que más minutos acumulan en sus piernas, se marchó sustituido entre los aplausos del público dejando su puesto al jugador del filial, Uri, que fue titular frente al UCAM. También se retiró ovacionado, como no podía ser de otra forma, Jovanovic, que fue sin duda el hombre del partido y que –aunque ha tardado- ha conseguido meterse a la afición albinegra en el bolsillo. Otro de los titulares de la última jornada, Lucas de Vega, ocupó el puesto de Jurado en el campo para disputar el último tramo de partido. Unos minutos que supo aprovechar Esteve, que tuvo tiempo de lucirse en un par de ocasiones con dos buenas paradas.
También pudo llegar 'la manita' con algunas jugadas rápidas lanzadas por el Cartagena. La más clara, la que terminó con un disparo de Lucas de Vega que sacó el portero después de una gran combinación entre Elady y William. Este último cedió el balón atrás para la llegada del brasileño, que vio cómo el guardameta visitante desbarataba la jugada.

Sin embargo, no pudo hacer nada en el gol 'de la honra' para el conjunto visitante. Una falta lanzada desde la frontal se estrellaba en el travesaño y el rechace era cazado por Yurrebasco e introducía el balón a placer para poner el punto y final al encuentro.
La Opinión

FC Cartagena 2-1 UCAM Murcia

Se veían las caras en el Cartagonova dos equipos con ganas de borrar la imagen que dejaron la semana pasada en sus respectivos partidos. El Cartagena quería olvidar la derrota sufrida en el derbi frente al Real Murcia. El UCAM Murcia, por su parte, trataba de volver a la senda de la victoria después de caer en casa del por entonces colista del grupo, el Villarrobledo.
Para ello, Miguel Rivera alineaba a los once jugadores esperados teniendo en cuenta las bajas. Johann repetía en el centro del campo después del partido en tierras manchegas, mientras que Rafa de Vicente era su acompañante en la medular tras cumplir su sanción y al no estar en la convocatoria Alejandro Chavero después de la expulsión en la última jornada que le impedía reencontrarse con la que fue su afición hace dos temporadas. El que sí pudo hacerlo fue Isaac Aketxe que disputó los noventa minutos y fue protagonista.
Más sorpresas hubo en el once inicial albinegro. Munúa –por descanso pensando en el partido de Copa del Rey del próximo martes frente al Leioa o como toque de atención- dejó en el banquillo a hombres habituales como Cordero, Quim Araujo, William o Caballero. Álex Martín se quedó fuera de la convocatoria, ocupando Uri su puesto en el lateral derecho ante la baja de Fucile. Jurado, Lucas de Vega y Jovanovic salieron de inicio, mientras que Elady volvía a la titularidad tras ser suplente en Murcia y ocupaba la posición de mediapunta.

Inicio universitario imponente

El partido comenzó con el UCAM mucho más metido en el juego. Los universitarios aprovecharon las continuas imprecisiones de los albinegros para meter presión en los primeros compases de encuentro. De hecho, los de Miguel Rivera dispusieron de tres saques de esquina consecutivos nada más comenzar que incomodaron a un Cartagena que supo aguantar las acometidas. Pocos minutos después estuvo a punto de llegar el gol de los visitantes. Una contra comandada a la perfección por David Mayoral en la que dejó atrás a varios rivales iba a terminar con el disparo de Rafa de Vicente, que se encontraba el balón en la frontal, pero su disparo se marchaba desviado.
Fueron los mejores minutos de los de Rivera, que poco a poco fueron viendo cómo se iban a igualar las fuerzas en el choque. El Cartagena comenzó a despertar y empezó a encontrar la conexión entre el centro del campo y los hombres de ataque, que hasta el momento estaba siendo inexistente. Jovanovic, muy activo durante todo el choque, encontró la conexión recibiendo un pase e Elady, pero no logró dirigir su disparo a portería. Tampoco lo iba a hacer se encontraba el balón rechazado en la frontal y terminaba enviando el balón muy desviado.
A pesar del despertar del Cartagena, el UCAM no se iba a echar ni mucho menos atrás. De hecho, logró batir a Marc Martínez gracias a un cabezazo de Aketxe desde dentro del área tras un centro de Viti desde la izquierda, pero la acción era anulada por dudoso fuera de juego. Con el susto en el cuerpo, el Cartagena no se amedrentó y fue en busca de la respuesta. Y a punto estuvo de lograrlo. Lucas de Vega recogía el balón en el punto de penalti y su disparo era detenido a bocajarro por Iricibar con una gran intervención. Una jugada que estuvo cerca de deshacer el empate y que fue respondida de inmediato justo antes de llegar al descanso. Albizua remataba a la madera una falta lateral botada por Viti y mantenía las tablas.

El descanso cambió la película

La segunda parte comenzó de forma radicalmente opuesta a la primera. El Cartagena salió desde el primer segundo a por el gol y a punto estuvo de lograrlo. Jovanovic remató un centro lateral que fue detenido por el guardameta del UCAM. Sin embargo, nada iba a poder hacer Iricibar en el siguiente remate del serbio, que enganchaba con la cabeza el centro de Elady desde la misma zona que el anterior y adelantaba a su equipo nada más comenzar la segunda parte. Jovanovic estaba tan metido en el encuentro que cerca estuvo de hacer el segundo solo cuatro minutos después rematando el centro de Santi Jara desde la derecha que detuvo Iricibar. Quien sí logró ampliar la renta en el marcador fue Elady, que cazó un rechace dentro del área para batir al cancerbero universitario después de una falta botada por Jurado.
El UCAM, tras dos mazazos consecutivos, trató de reaccionar sabiendo que aún tenía 25 minutos por delante. Y lo hizo a través de continuos centros laterales que pusieron en apuros a la zaga albinegra y a un Marc Martínez que tuvo que intervenir en un par de ocasiones para evitar el remate. También con un lanzamiento de falta de Aketxe que iba a ser el preludio de los que sucedería después. El delantero vasco se anticipaba a Carlos David tras un centro de Adán Gurdiel y conseguía recortar distancias.

En los minutos finales, los universitarios apenas incomodaron al guardameta del Cartagena y se quedaron con la miel en los labios. De esta manera los de Rivera suman su segunda derrota consecutiva y coquetean con los puestos de descenso. El Cartagena, por su parte, vuelve a sumar tres puntos y mantiene la distancia con un Badajoz que volvió a ganar.
La Opinión